Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje

Cuándo utilizar madera de pino

Pese a ser una madera blanda, sus aplicaciones son numerosas y es fundamental en estructuras

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: domingo 10 junio de 2001

La calidad de la madera de pino es una de las menos valoradas en ciertos trabajos. Los muebles o suelos de este material se consideran poco resistentes. Sin embargo, esta madera es imprescindible en estructuras o rastreles e, incluso, se utiliza en ambientes de exterior, según la especie.

Imagen: Rubén García / Consumer Eroski

La madera de pino tiene múltiples aplicaciones. Se emplea para fabricar muebles, estructuras de interior y de exterior, tableros o chapa decorativa. En función de la procedencia, se distinguen diversas variedades de pino. El pino silvestre es frecuente en tablas y tablones, el pino radiata para madera larga y corta, y el pino gallego para encofrado.

Pero el uso más frecuente de esta especie es estructural. Su durabilidad y resistencia es superior a la de otros materiales y, al colocarse bajo el parqué (rastreles), permite los movimientos naturales de la madera, frente a las limitaciones de las estructuras fijas de hormigón. La madera es un material natural que se expande y se retrae. Si se limitan ambas acciones, se corre el riesgo de que se rompa.

Evitar hongos e insectos xilófagos

En su mayoría, estas especies se caracterizan por ser ligeras, fáciles de trabajar y, en general, blandas o semiblandas. Uno de los defectos más comunes son los nudos, que incrementan el riesgo de que la madera se agriete o se deforme, por lo que en ocasiones puede ser aconsejable eliminarlos y unir varios trozos "sanos", sin nudos.

La exposición continua y directa a la intemperie exige un tratamiento previo con un producto protector

Estas particularidades incrementan la sensibilidad a los hongos y a otros insectos xilófagos, común a esta madera. Para combatirla se requieren tratamientos que resultan efectivos y permiten su uso en ambientes de exterior. No es recomendable usar madera de pino en trabajos que exijan su exposición continua y directa a la intemperie, si no se trata antes con un producto protector.

La propia configuración de la madera y los conductos internos facilitan los tratamientos por impregnación, aunque también es posible la inmersión en un recipiente con un producto apropiado. No obstante, antes de adquirir madera de pino, hay que asegurarse de que el proceso de secado ha sido correcto y carece de humedad. Este método reduce las posibilidades de acción de los hongos y sus consecuencias, como el proceso de azulado habitual en las coníferas -especie a la que pertenece el pino-.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto