Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje

La madreselva, un ejemplar trepador apto para la zona mediterránea

El exceso de calor provoca la aparición del mildíu, uno de sus peores enemigos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 7 abril de 2004
La madreselva es una planta trepadora de hojas perennes, opuestas y ovaladas que puede llegar a alcanzar una altura de hasta dos metros. Sus flores son tubulosas y bilabiadas, y en función de su variedad pueden tener un color anaranjado o rosa por su cara externa y rojizo en la interna. Su fruto, con grupos de bayas en forma ovalada que una vez maduras son rojas, y su olor, son otras de sus particularidades.

La madreselva es una planta perteneciente a la especie de las caprifoliáceas y oriunda de América del Norte o zonas mediterráneas según especies. La estación más propicia para la floración de los ejemplares de esta planta es desde bien entrada la primavera hasta mediados de verano, por lo que su plantación deberá de realizarse preferiblemente en los meses de otoño.

En cuanto al suelo que precisa, el arcilloso es el que más le conviene, lo que combinado con temperaturas templadas, que oscilen entre los 10º C y los 25º C, nos permitirá ofrecer a esta planta las condiciones idóneas para su crecimiento, aunque es capaz de resistir temperaturas extremas de hasta -10 º C.

Esta planta no requiere excesivos cuidados en cuanto al riego, bastará con abastecerla de agua de una manera moderada, es decir, un par de veces por semana durante todo el año, salvo en verano que necesita ser regada con mayor asiduidad por que es muy importante evitar que se seque del todo su cepellón.

La ubicación de la planta ha de ser en semisombra, evitando la incidencia directa de los rayos solares durante un tiempo prolongado para que sus hojas no se sequen ni amarilleen. Además, si se encuentra ligeramente alejada de los rayos del sol evitaremos la aparición del mildíu, una de las plagas que más le afecta si se cultiva con mucho calor.

Su crecimiento es muy rápido, por lo que es necesario guiar sus ramas desde un principio mediante la colocación de soportes a los que puedan asirse.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto