Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje

La manzanilla

Se puede cultivar fácilmente ya que no requiere excesivos cuidados

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 24 noviembre de 2004
La manzanilla, cuyo nombre científico es Chamamelum, es una planta herbácea, anual y ramificada y de hoja perenne. Ronda los 40 centímetros de altura, aunque puede llegar a superar los 60 centímetros si se dan las condiciones necesarias.

Los tallos de la manzanilla son glabros y erectos, sus hojas aparecen divididas con lóbulos dentados y sus finas ramas terminan en cabezas de botón amarillo y pétalos blancos, lo que la dota de cierto parecido con la margarita.

Se trata de un ejemplar aromático y medicinal muy utilizado para resolver problemas o trastornos digestivos a través de infusiones que se comercializan.

La manzanilla es originaria de Europa, tal vez por ello sigan siendo Hungría y la antigua Yugoslavia los principales países productores, aunque se cultiva y se consume en todo el mundo.

Pertenece a la familia de las Compuestas. Normalmente los ejemplares de manzanilla crecen de manera silvestre, pero se pueden cultivar fácilmente sin excesivos cuidados. Florecen a lo largo de la primavera y una vez acabada ésta conviene recortar la planta para que recupere su fuerza. Las flores deberán recogerse desde la primavera hasta el primer tercio de verano, aprovechando un día sereno y a pleno sol. Deberán secarse a la sombra y conservarse en saquitos protegidos sólo durante un año como máximo, en un lugar cerrado, oscuro, fresco y seco.

El suelo en el que se debe plantar debe tener un buen drenaje y ubicarse en una zona resguardada del viento. Es recomendable que el sustrato sea calcáreo para que la planta disponga de los nutrientes más adecuados para conseguir un perfecto desarrollo, aunque no es muy exigente.

Respecto a sus necesidades de riego, bastará con que los riegos sean moderados y se eviten los encharcamientos. Prefiere estar gran parte del día a la sombra, aunque la incidencia directa de los rayos de sol de manera intermitente no le provoca daños.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones