Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje > Albañilería y fontanería

Pasos para realizar el rejuntado del mortero entre los ladrillos

La mejor manera de reforzar el exterior para evitar filtraciones

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 29 enero de 2003
Cuando la junta de mortero entre los ladrillos comienza a desmenuzarse es conveniente repararla, no sólo para darle una mejor apariencia, sino para evitar que la lluvia pueda penetrar en la pared y surjan así problemas de humedad y filtraciones. El agua por sí misma es perjudicial para la casa, pero el peligro real es la lluvia seguida de heladas, puesto que si el agua penetra en los ladrillos y posteriormente hiela, puede romperse la superficie del ladrillo, haciendo necesaria una mayor reparación y, naturalmente, mucho más cara. Así que es más barato y sencillo tomar medidas anteriores como es reparar la unión de mortero, operación que los constructores denominan rejuntado.

Los pasos a seguir para hacer dicha labor de rejuntado son los siguientes:

1. Desprender el mortero viejo hasta una profundidad de 12 a 18 cm. Para hacerlo servirá cualquier pieza de hierro, bien sea el mango de una vieja lima o un destornillador viejo. Los trozos más duros del mortero se pueden eliminar con un cortafríos (con cuidado de no estropear los ladrillos).

2. Luego habrá que frotar bien con un cepillo, limpiando los restos de polvo y arenas. Una vez limpia la hendidura, para que agarre el mortero mejor, se humedecerá con una esponja pero procurando no saturarlas.

3. Es importante planificar bien el trabajo para lo cual es oportuno cubrir un metro cuadrado cada vez y trabajar siempre por el mismo costado (esto último es muy importante en el rejuntado rebajado, cuyas verticales forman ángulo).

4. Eliminar el exceso de mortero con la paleta, formando ángulos rectos con la pared. Esto permite mantener limpia la paleta.

5. Ahora, con la punta de la paleta se aprieta en los cruces de las juntas verticales con las horizontales, entre los ladrillos, para asentar las uniones.

6. Las uniones de las horizontales se efectúan de igual modo que las verticales, excepto que la paleta ha de estar más inclinada. El modo que puede resultar más obvio es erróneo así que es importante mantener la mano hacia la izquierda.

7. Cuando las uniones estén llenas, si se desea que el rejuntado sea impermeable es recomendable utilizar la paleta para darle la debida inclinación. Hay que hacerlo con cuidado para no manchar de mortero los ladrillos y tener que perder tiempo posteriormente en tareas de limpieza.

8. Colocar la regla sobre la pared y limpiar el borde inferior de la junta con el "francés". Esto se hace cuando se forma la pequeña salida del rejuntado rebajado.

9. Para realizar un acabado con forma en el rejuntado, ha de hacerse antes de que el mortero se haya endurecido. El útil en este caso, es el asa de un viejo cubo aunque también puede servir un trozo de manguera de jardín.

10. Cepillar cuidadosamente la zona; puede servir una vieja escoba suave o un cepillo. En el caso de que sea necesario, se eliminará cualquier mancha de mortero frotándola con un trozo de ladrillo.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones