Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje

Qué hacer para que las plantas no sufran con los cambios de ubicación

Conviene regarlas con agua a temperatura ambiente y evitar exponerlas a la iluminación solar directa

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 1 junio de 2006
Las plantas recién compradas sufren los cambios derivados de la alteración de las condiciones de humedad y temperatura que mantenían en el vivero, puesto que las condiciones que se les aporta en viviendas y jardines no siempre son idénticas a las que disfrutaban. No obstante, resulta conveniente procurar que este cambio sea lo menos traumático posible.

En algunos casos incluso puede ser necesario trasplantar los ejemplares, porque la maceta que entregan al comprarlos se queda pequeña en poco tiempo o bien hay que prescindir de ella si se quiere plantar un ejemplar en el jardín.

Las plantas también sufren a causa del cambio, si nos vemos obligados a trasladarlas del jardín al interior de las viviendas cuando arrecia el frío o viceversa, resulta recomendable conocer y poner en práctica una serie de consejos que les ayuden a salir airosos de estos trasiegos sin enfermar o perder algunas hojas y flores durante el proceso.

Resulta beneficioso, nada más realizar el traslado, colocar las plantas en un lugar muy iluminado, pero en el que no reciban directamente los rayos del sol. Un buen consejos es regar las plantas nada más traerlas a casa y esperar un par de días antes de plantarlas para facilitar su aclimatación.

Para conseguir que no les falte agua durante sus primeros días, sumerja el cepellón antes de plantar el ejemplar, así conseguirá que el agua llegue hasta las raíces. Para regarlas utilice agua a temperatura ambiente y libre de cal, para ello puede recoger agua de la lluvia.

Si desea otorgar a sus ejemplares un mayor tiempo para adaptarse a las nuevas condiciones de iluminación, temperatura y riego puede cubrirlos con papel de periódico, retirándolo una vez se haya puesto el sol, para conseguir que un exceso de calor no los dañe durante los primeros días del cambio, cuando están muy estresados y cualquier oscilación brusca puede ser sumamente perjudicial.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones