Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje

Suelos de bambú, una apuesta exótica

Es un revestimiento muy cálido y natural, con una amplia gama de texturas y tonalidades

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 27 agosto de 2002
Imagen: Jeremy Keith

La madera de bambú es un material original. Aporta calidez, resistencia y un toque de exotismo del que carecen otras especies. Su durabilidad favorece la utilización en superficies de mucho tránsito, como los pasillos de un edificio de oficinas, aunque también es idónea para el hogar.

En cuanto a su dureza, la tarima de bambú es similar a la de roble, aunque esta característica varía “según el tipo de veta o si ha sido vaporizado”, explica un responsable de Tuka Bamboo. Al ser un material natural, no se puede garantizar que todas las piezas tengan las mismas características. No obstante, se consigue una mayor dureza cuanta mayor densidad tengan las lamas.

Respecto a la instalación, la madera de bambú se puede colocar en cualquier suelo, incluso en aquellos con calefacción radiante, siempre que se utilice la técnica adecuada para que las variaciones de temperatura no la estropeen o provoquen la aparición de grietas.

La madera de bambú es un revestimiento muy cálido y natural, que se puede adquirir en una amplia gama de texturas y tonalidades. Admite la instalación con tablas machihembradas o flotantes, incluso es posible adquirir frisos, rodapiés o zócalos y muebles fabricados en este material.

Mantenimiento

Para mantener en buenas condiciones los suelos de madera, incluidos los de bambú, la Asociación Catalana de Industriales del Parquet (ACIP) recomienda usar humidificadores, ventilar las habitaciones, fregar con agua tibia escurrida o “repartir recipientes planos con agua en lugares estratégicos”.

Hay que minimizar los efectos negativos de una falta de humedad en el ambiente

Se busca “minimizar los efectos negativos de una falta de humedad en el ambiente”, lo que provoca la aparición de pequeñas grietas o fisuras en la madera y puede originar un crujido al pisar. Estas medidas han de ponerse en práctica, especialmente, en invierno, cuando el uso de la calefacción puede resecar el ambiente.

También hay productos específicos para el cuidado de los suelos de bambú, que se pueden utilizar a diario después de pasar una mopa o trapo que elimine el polvo de la tarima. En este caso, hay que extender bien el producto por toda la superficie para que quede la misma cantidad sobre ésta y la limpieza sea uniforme.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones