Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Acudir a la banca privada

La gestión exclusiva de grandes patrimonios implica el pago de una comisión equivalente al 1% trimestral del volumen de la cartera

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 8 septiembre de 2009

La gestión exclusiva de grandes patrimonios, conocida como banca privada, supone una atención cuidada y personalizada. Los productos de inversión (valores, fondos, plazos fijos, cuentas, etc.) se adaptan a las necesidades financieras, fiscales y familiares del cliente. Pero no es un servicio gratuito. Las entidades cobran una comisión que, en la mayoría de bancos, se fija en el 1% trimestral del volumen de la cartera.

Exclusividad

/imgs/2009/09/banca-cerdito.art.jpg

Las oficinas que ofrecen un servicio de banca privada se distinguen del resto de sucursales de la misma entidad bancaria. Es una diferenciación buscada para que el cliente perciba al instante una atención preferencial, con la máxima comodidad en las operaciones de inversión. La primera característica, y reconocida ventaja, es la gestión personalizada. Ofrece a sus clientes productos que se ajustan a sus preferencias.

Cuando un cliente habitual de una oficina bancaria eleva de manera repentina su nivel patrimonial es derivado, por regla general, a los especialistas de banca privada de su entidad financiera. En este primer contacto, se sientan las bases del tratamiento personalizado de la fortuna del usuario. Los asesores investigan sus circunstancias especiales (familiares, profesionales y fiscales), y analizan y consultan sus preferencias y necesidades económicas: disponer de efectivo inmediato, contar con una renta de cadencia mensual, semestral o anual, conocer el nivel de riesgo que está dispuesto a asumir para incrementar el capital. Con las respuestas obtenidas, los expertos diseñan diversas propuestas que diversifican la inversión en distintos productos.

Ofrece una gestión personalizada y distingue a sus clientes con productos que se ajustan a sus preferencias

Desde el primer momento, el cliente tiene a su disposición el número de teléfono personal de su asesor financiero, además de un contacto trimestral o semestral para valorar la evolución de sus inversiones. Una ventaja añadida de la banca privada es que se mantiene una atención constante y permanente sobre el estado de la inversión, además de un control exhaustivo del efectivo ingresado para evitar pérdidas indeseadas o sobresaltos inesperados.

Las inversiones

Para ser cliente de la banca privada es preciso un patrimonio de, al menos, 300.000 euros. No obstante, en teoría, se atiende a quien lo solicite o sea enviado por una oficina, con independencia del importe de su saldo. Algunas personas acuden por sí mismas en busca de asesoramiento. En otras ocasiones, son los profesionales especializados quienes pretenden captar nuevos inversores y, también puede ocurrir que los usuarios sean derivados desde oficinas de redes bancarias a sus centros financieros especializados en la gestión de grandes rentas. Cada entidad, en función del nivel de renta de su clientela, establece su propio baremo, por lo que no puede describirse un perfil determinado. Tampoco es comparable el cliente de una oficina bancaria en una zona rural, con el de un banco árabe.

Los clientes de estos grandes bancos invierten, en general, en una cesta de acciones de empresas y en fondos (más o menos arriesgados en función del perfil del inversor). Además, se les brinda la posibilidad de colocar sus ahorros en productos propios de la entidad, que suelen ser depósitos bancarios remunerados: plazo fijo, obligaciones subordinadas del propio banco, acciones o emisiones preferentes.

Paginación dentro de este contenido


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones