Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Cómo afecta la quiebra de Lehman Brothers a los ahorradores españoles

Algunos bancos españoles han distribuido bonos de esta entidad en bancarrota que no puede garantizar la devolución de los ahorros invertidos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 17 septiembre de 2008

El impacto de Lehman

/imgs/2008/01/labolsa.articulo.jpgEs posible que la primera vez que oyera el nombre Lehman Brothers fuera sólo hace unos días, cuando toda la prensa publicó la sorprendente noticia de su bancarrota. Es posible que hasta entonces no supiera ni siquiera ubicar su país de origen. Sin embargo, víctimas de la globalización, muchos clientes bancarios españoles pueden verse afectados por la quiebra de esta entidad estadounidense, la cuarta más grande del país (sus activos alcanzaban los 425.000 millones de dólares). El problema pueden tenerlo, de hecho lo tienen, sobre todo, quienes tengan contratado un producto estructurado. Estos activos se han puesto muy de moda en los últimos años, ante las turbulencias que azotan a los mercados de valores, ya que permiten beneficiarse de posibles alzas a medio plazo, pero, por lo general (aunque no siempre), con el capital garantizado. Hoy, ante la suspensión de pagos de Lehman Brothers, pueden quedarse sin parte de su dinero todos aquellos que contrataron un producto estructurado emitido y garantizado por este banco, pero distribuido por entidades españolas.

Salir en defensa de lo propio y evitar todo tipo de comparaciones con las entidades americanas involucradas en la venta de hipotecas “subprime” ha sido el santo y seña de la banca española desde hace más de un año, cuando estalló la crisis en Estados Unidos. Doce meses después, sin embargo, comienza a demostrarse que también hay activos tóxicos distribuidos por nuestras entidades. Y uno de ellos lleva por nombre “estructurado”. Según fuentes de mercado, Lehman Brothers es uno de los emisores de productos estructurados más activos en España. Es decir, este banco de inversión está especializado en el diseño de este tipo de vehículos de inversión que, por lo general, garantizan el capital invertido y, además, dan opción a ganar una rentabilidad atractiva en función de la evolución que tengan a medio plazo determinadas acciones, índices bursátiles, divisas o materias primas.

Si en el folleto del producto contratado figura como emisor y garante Lehman Brothers, el capital invertido puede estar en peligro

Aunque Lehman Brothers no operaba en España como un banco tradicional (vendiendo cuentas, hipotecas…), sino como un banco de inversión (que ofrecía intermediación bursátil, en renta fija), también ha ocupado un papel muy importante en el diseño de este tipo de productos estructurados distribuidos por la banca convencional española. El papel de Lehman era diseñar y emitir este tipo de productos. Sin embargo, de su distribución se encargaban todo tipo de entidades de prestigio de todo el mundo, entre ellas algunas de la banca española. Según fuentes de mercado, Bankinter y Credit Suisse, entre otras, son dos de las grandes entidades que han distribuido productos estructurados de Lehman Brothers. Aun así, no todos los ahorradores que tengan depositado su dinero en estos productos deben estar preocupados.

Para saber si perderán o no parte de sus ahorros hay que mirar si en el folleto del producto en cuestión figura como emisor y garante Lehman Brothers. Si es así, su capital puede estar en peligro ya que este banco ha suspendido pagos, lo que implica que no paga su deuda. Por lo tanto, lo que en teoría era un activo seguro ha dejado de serlo, ya que el banco no cuenta con capital suficiente como para hacer frente a las garantías a las que se comprometió. En principio, cuando se inicie la liquidación del banco, la entidad tendrá que hacer frente a sus compromisos financieros con los activos de que disponga, hasta donde pueda llegar. Eso supone que recuperar el cien por cien de los ahorros depositados en este tipo de productos será prácticamente imposible. De momento, se dice que el banco podrá hacer frente a un 60% de sus deudas, aunque esta cantidad está todavía por determinar.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones