Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Slow Finance: qué es la inversión y el gasto inteligente

Vivir bajo la filosofía slow nos ayuda a priorizar gastos y realizar inversiones meditadas, planificadas a medio y largo plazo. Te mostramos estrategias para hacerlo con éxito

finanzas slow Imagen: stevepb

Al igual que una planta necesita tiempo, paciencia y cuidados para crecer, nuestro dinero también. Al menos, este proceder será el mejor modo de que crezca de manera sostenible y de que no se pierda con tanta rapidez como llegó. La filosofía del Slow Finance, basada en el slow living, propone esto precisamente: ahorrar de forma meditada, sin prisas, primando las inversiones a medio y largo plazo. Y respecto al consumo, hacerlo con la plena consciencia de en qué, cuándo y cómo gastamos nuestro dinero. Ya lo vimos con la slow food (en contraposición a la fast food), el slow travel (viajar sin prisas) y, en los últimos años, la slow fashion (moda lenta). Ahora el movimiento lento llega a las finanzas y la inversión.

Slow Finance o cómo ser conscientes de nuestro dinero

El coronavirus ha supuesto un parón obligatorio y, en muchos casos, ha sido una oportunidad para vivir más despacio, con las ventajas que ello conlleva. Ahora “valoramos más la suerte que tenemos por gozar de cosas como un techo, agua caliente y electricidad, comida, así como amigos y familia que nos apoyan, situaciones que damos por sentadas y pocas veces valoramos de verdad”, indica Guillem Roig, miembro de la Asociación Española de Asesores y Planificadores Financieros (EFPA). Sin estrés ni prisas —tal como preconiza el movimiento slow (lento, en inglés)— podemos disfrutar y valorar más las pequeñas cosas; también podemos parar y reflexionar sobre la vida, nuestras prioridades… y —por qué no— sobre nuestras finanzas.

Finanzas slow y coronavirus
Imagen: TheDigitalWay

El movimiento slow pretende vivir sin estrés, tomarse tiempo para producir algo de calidad y disfrutar del proceso, “disfrutar del viaje y no obsesionarse con llegar rápido al destino”. Por lo que respecta al ahorro, el slow living se traduce en “ser conscientes de nuestro dinero”, asegura Roig. Y es que, ciertamente, es muy difícil saber en qué lo gastamos cuando la vida va tan rápido. Por ello, poder vivir sin prisas, y más en momentos de incertidumbre, nos ayuda a priorizar nuestros gastos. “En definitiva, nos permite ahorrar más y a gastar de forma más inteligente”, señala.

¿En qué consisten las inversiones slow?

En cuanto a la inversión, este estilo de vida lento, sin prisas, “favorece el pensar a largo plazo e ir poco a poco”, señala el experto. Es decir, evita que nos dejemos llevar por las dinámicas cortoplacistas que pueden hacer que se tomen decisiones impulsivas que, a la larga, son “casi siempre perjudiciales”.

Esta forma de inversión, que fomenta actuar de forma consciente, es la receta del éxito inversor. Por este motivo, el slow living es una filosofía idónea para que nuestro dinero crezca de forma sostenible con el tiempo.

Ventajas e inconvenientes para el pequeño inversor

En general, es un modo de invertir que supone una gran ventaja: nos permite tomar mejores decisiones. “La rapidez, avaricia y emociones no suelen ser buenas para gestionar nuestro dinero de forma adecuada”, apunta Guillem Roig.

Sin embargo, este tipo de finanzas e inversión también tiene inconvenientes:

❌ El principal, que “para algunas personas puede resultar aburrido, esa es la realidad”, reconoce el experto de la EFPA, quien también matiza que “con el dinero, lo aburrido funciona y es rentable a largo plazo”.

❌ También es importante tener en cuenta que no es una receta infalible. Por eso es fundamental contar con un asesoramiento real e independiente. Esto ayudará a hacer crecer nuestro dinero con los pies en la tierra y aumentará las probabilidades de que cumplamos nuestros objetivos vitales.

finanzas slow
Imagen: geralt

Consejos para practicar con éxito el Slow Finance

Renta4, entidad bancaria pionera en este modo de invertir, detalla algunas pautas que puedes seguir para no equivocarte con las inversiones slow:

  • ✅ Debes contratar solo productos y servicios que entiendas.
  • ✅ Es importante ser paciente y no tener prisa para crear un patrimonio, sino hacerlo poco a poco.
  • ✅ Siempre hay que plantear las inversiones a medio o largo plazo.
  • ✅ Conviene que te dejes asesorar por expertos.
  • ✅ Mantente fiel a una estrategia y evita tomar decisiones basándote en el pánico y la euforia.
  • ✅ Debes dejarte asesorar, pero teniendo en cuenta que la decisión final solo te corresponde a ti, y debes sentirte cómodo con ella.

¿Es ahora buen momento para invertir?

Pandemia, crisis económica… Todo parecen ser malas noticias y no pocos se preguntan si será el momento idóneo para invertir. El experto Guillem Roig nos saca de dudas: “El mejor momento para invertir era ayer, y el segundo mejor momento es ahora”. En su opinión, siempre es buen momento para empezar a invertir, si se tienen los conocimientos suficientes y se eligen los productos adecuados.

Asimismo, señala que en múltiples estudios se ha demostrado que “intentar predecir el mejor momento para empezar a invertir no funciona”, por lo que lo mejor es empezar cuanto antes. Eso sí, es esencial entender bien dónde ponemos el dinero y con la mirada a largo plazo, sin prisa.

Etiquetas:

ahorro

RSS. Sigue informado

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones