Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Planes de ahorro juveniles

Permiten decidir las aportaciones y pueden rescatarse de modo total o parcial en cualquier momento

Viajes de fin de carrera, un máster, el primer coche… A través de aportaciones mensuales que pueden aumentar o disminuir cada mes, los jóvenes pueden organizar sus ahorros para hacer frente a los primeros gastos que tendrán en el futuro. La principal particularidad de estos planes es que, en general, se pueden rescatar de modo total o parcial en cualquier momento.

Rentabilidad garantizada

El sistema asegurador actual permite contratar un plan de ahorro para los más jóvenes con objeto de atesorar un capital con el que poder afrontar sus gastos futuros. Los planes de ahorro específicos para este segmento social brindan una rentabilidad garantizada, aunque no es muy elevada. Se sitúa por debajo de la que ofrecen otros productos financieros, pero está en línea con la de alternativas de ahorro similares.

Se caracterizan por contar con una flexibilidad ausente en productos semejantes. Permiten aumentar o disminuir las aportaciones en cada periodo del producto y hacer algunas extraordinarias, en función de la situación económica del asegurado. Cuanto mayores sean éstas, más abultado será el capital disponible al rescatarlo, que puede hacerse en cualquier momento. Cabe destacar que sus titulares pueden beneficiarse de una reducción fiscal de hasta el 75% de la plusvalía generada, si la duración es superior a 12 años.

Contemplan una reducción fiscal de hasta el 75% de la plusvalía generada, si la duración es superior a 12 años

La mecánica de estos planes es sencilla: en caso de vida del asegurado, se garantiza la percepción de un capital al vencimiento del contrato; en caso de fallecimiento, los beneficiarios designados recobrarán la totalidad de las primas pagadas hasta el momento de la muerte del titular, más el saldo acumulado.

Cuotas y aportaciones

Es habitual que las cuotas de estos productos se abonen de manera mensual, aunque la mayoría de aseguradoras permite el abono de la prima en otros periodos: anual, trimestral o cuatrimestral.

Las cantidades que se pagan -las aportaciones- dependen de muchos factores (la edad de los hijos, el tipo de plan suscrito o el vencimiento del plan, entre otros), aunque algunas aseguradoras establecen un mínimo de entre 20 y 50 euros al mes. Otras, más exigentes, elevan la cuota hasta 100 o 150 euros.

Propuestas

Los planes de ahorro joven se han incrementado en los últimos años. Son varias las compañías de seguros que operan en España con este producto. Destacan los siguientes productos:

  • Ahorro Infantil (Ocaso): proporciona una rentabilidad segura gracias a su interés anual garantizado. Tiene una gran flexibilidad y permite aumentar o disminuir las aportaciones, así como realizar otras extraordinarias a prima única en cualquier momento. Es un producto exclusivo creado para los clientes de esta aseguradora que tengan contratada una póliza de decesos.
  • Mi Primer Ahorro (Santa Lucía): tiene un interés garantizado de principio a fin. Además, se puede hacer efectivo el valor acumulado una vez transcurridos dos años desde el comienzo del seguro. Se pueden realizar cuantas aportaciones extraordinarias se desee y, al término del seguro, se abona el capital garantizado más los incrementos acumulados por la participación en beneficios.
  • Vida Ahorro (Seguros Vitalicio): en caso de vida del asegurado al vencimiento del contrato, se garantiza la percepción de un capital. Si fallece antes, y se ha contratado esta garantía, los beneficiarios designados recobrarán la totalidad de las primas pagadas hasta el fallecimiento del asegurado, más el saldo de participación en beneficios acumulado.
  • Ahorro infantil 10 (Lagun Aro): garantiza que el cobro de la prestación no se vea truncado por el fallecimiento previo de alguno de los padres. Desde ese momento, el seguro queda liberado de la obligación del pago de primas y se cubre el ahorro del hijo hasta los 18 años. El vencimiento de la operación lo determina el cumplimiento de esta edad. No obstante, es un plan líquido y se puede disponer del ahorro en cualquier momento.
  • Ahorro Junior (Zurich Seguros): es un seguro adaptable a las posibilidades económicas de sus titulares, con la opción de modificar la cuantía y la forma de pago o de realizar aportaciones extraordinarias en cualquier momento. Además, se dispone de liquidez total o parcial desde el primer año.

RSS. Sigue informado

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones