Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Rentabilidades de los actuales depósitos

Si la fecha de vencimiento se acerca, conviene empezar a buscar otro producto antes de que los intereses bajen aún más

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 9 junio de 2009

Los ahorradores que pusieron a buen recaudo su capital contratando a finales de 2008 un depósito a plazo fijo, y cuya renovación o vencimiento se acerca, sufrirán en primera persona, si no la han hecho ya, la penuria por la que atraviesan los tipos de interés. La dura realidad que les espera es la de comprobar que donde hace apenas seis meses les daban cerca de un 4% TAE, en estos momentos difícilmente les podrán ofrecer la mitad, y mucho menos si se trata de un depósito de la banca tradicional. El golpe será aún más fuerte si el producto que vence fue contratado en épocas anteriores. ¿Buscar a cualquier precio la máxima rentabilidad de nuestros ahorros o apostar por productos que los preserven y los mantengan? Las previsiones no son del todo halagüeñas. Por eso, conviene no dejar pasar los días y contratar el producto que más interese antes de que los tipos de interés puedan bajar algo más.

No dejar pasar el tiempo

/imgs/2008/12/hucha.art.jpgDos son los índices que marcan las rentabilidades de los depósitos a plazo y de las cuentas de ahorro: los tipos de interés oficiales que establece el Banco Central Europeo (BCE) y el Euribor. Los primeros se sitúan desde comienzos de mayo en el 1%, la tasa más baja conocida hasta el momento. Pero algunos análisis estiman que los tipos de interés bajarán aún más a lo largo de este año; por ejemplo, el Servicio de Estudios del BBVA indicaba recientemente que el BCE podría situar los tipos oficiales en el 0,5% a finales de año. La racha por la que pasa el Euribor no es muy diferente. Según datos de la cotización diaria, la media mensual de mayo se sitúa en el 1,622%, lejos del 5,361% que marcó el mismo mes del año pasado. Junio podría sumar el noveno mes consecutivo en que baja el Euribor, tendencia aplaudida por quienes deben revisar la hipoteca, que ven cómo sus cuotas mensuales se rebajan, pero que al mismo tiempo tumba las expectativas de los ahorradores más conservadores.

Merece la pena dedicar un tiempo a rastrear lo que el mercado ofrece hasta encontrar la mejor oferta

Ante este panorama, el mejor consejo si la imposición a plazo fijo está a punto de vencer es la de no posponer la toma de decisiones pensando que los tipos de interés reflotarán hasta recuperarse. Es un gran error. Por ello, y para no cometerlo, merece la pena dedicar un tiempo a rastrear lo que el mercado puede ofrecer hasta encontrar la mejor oferta. Ahora, más que nunca, las entidades premian a los nuevos clientes o a quienes ya siéndolo aumentan el saldo de sus depósitos. Aquellas cantidades que proceden de otros bancos y cajas de ahorros suelen tener rentabilidades algo más favorables que las que pueden dar en ese mismo momento a su cartera habitual de clientes.

Otro dato que debe tener en cuenta el consumidor es que cada vez es más común que el depósito ofrecido -que en la mayoría de los casos tiene una rentabilidad algo más ventajosa que la del resto- exige cierta vinculación con la entidad en cuestión. No bastará con aportar dinero “nuevo”, sino que además será necesario contratar una serie de productos complementarios y asumir ciertos compromisos, como domiciliar la nómina, recibos del hogar, tener contratadas tarjetas de crédito con la entidad… Ofrecen una expectativa atractiva, pero al exigir la contratación de otros vínculos adicionales la rentabilidad del producto puede llegar a diluirse. Un ejemplo: el Depósito 5Ya de La Caixa da un 5% durante 12 meses, pero previa contratación de un plan de pensiones. No hay que dejarse llevar sólo por una rentabilidad “jugosa”, sino echar cuentas y comprobar cuánto dinero supone contratar este tipo de productos adicionales. Si la cantidad es considerable, quizá sea oportuno buscar otro depósito con un tipo de interés más bajo pero que brinde cierta libertad al no incluir una vinculación a largo plazo con la entidad.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones