Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Solicitar un crédito en el monte de piedad

La rapidez con la que se consigue, la flexibilidad para elegir el importe y la ausencia de avales son algunas de sus ventajas

Img joya perlas Imagen: Sarah

Nacieron hace más de cinco siglos ligados a la pobreza, a la exclusión y con el objetivo de combatir la usura. Hoy, los montes de piedad están lejos de la finalidad que representaron hace quinientos años, pero conservan su carácter social y la ausencia de ánimo de lucro. La crisis ha propiciado que resurjan mediante una actividad que había quedado relegada: la concesión de créditos cuya garantía son joyas o alhajas. La rapidez con la que se consigue el crédito, la flexibilidad al elegir el importe y la ausencia de avales adicionales son algunas de las ventajas que aportan los préstamos concedidos por los montes de piedad.

Rápidos y sin aval

/imgs/2010/09/joya.perlas.art.jpgLa dificultad para conseguir un préstamo tradicional en bancos y cajas de ahorro ha animado a muchos ciudadanos a buscar otras alternativas. Las empresas que conceden créditos rápidos o los negocios de compra de oro han sido algunas opciones elegidas por quienes necesitan dinero y no encuentran otra forma de conseguirlo. Pero el monte de piedad también ha sido una elección para personas con dificultades económicas, bien sea por falta de trabajo, porque no pueden hacer frente a los gastos del día a día o por cualquiera de los innumerables motivos que afectan a los españoles que padecen las consecuencias de la crisis.

Estas instituciones, ligadas a las cajas de ahorro, conceden créditos rápidos a un interés entre el 5% y el 10%. Sólo es necesario aportar como garantía de pago una prenda -a menudo una joya o un conjunto de alhajas- para conseguir el préstamo.

Conceden créditos a un interés entre el 5% y el 10%, y sólo es necesario aportar como garantía de pago un objeto de valor

Los créditos de los montes de piedad están dirigidos, sobre todo, a personas que necesitan dinero de manera urgente, ya que se conceden con mucha rapidez y sin necesidad de aval.

El interesado debe acudir con los objetos que desea empeñar. Lo habitual es que sean joyas de oro, plata o platino o piezas de diamantes, pero en algunas instituciones aceptan también obras de arte o relojes. En el caso de las alhajas, sólo es necesario que el solicitante presente su DNI y firme un documento en el que asegura ser el propietario de la joya, mientras que con otros objetos, como los relojes o las obras de arte, también se pide un certificado que ponga de manifiesto que el depositante es el dueño de los objetos dejados como prenda.

Tasación

En general, los montes de piedad cobran un porcentaje por la tasación de las piezas, que ronda el 1,5%, aunque puede variar en función de la entidad a la que se acuda e incluso ser gratuita.

Del importe de la tasación de las joyas depende tanto el dinero que puede conseguir el solicitante como el tipo de interés que se aplicará al crédito. La cuantía que se percibe es un porcentaje del importe de tasación. En función del monte de piedad al que acuda el usuario, éste puede conseguir un crédito de entre un 60% y un 80% del valor de las piezas. En algunas instituciones esta cantidad es superior y puede llegar al 100% de la tasación de la joya.

Los intereses que se aplican varían, entre otros factores, en función de la cuantía del préstamo. Cuanto más bajo es, menor es el porcentaje aplicado por la institución. Con los intereses, el monte de piedad busca cubrir los gastos que le supone la entrega del préstamo, las gestiones que realiza o las potenciales subastas, pero no un enriquecimiento en sí, ya que son organismos sin ánimo de lucro.

En este tipo de créditos no se necesita aval ni otras garantías adicionales, más allá de la prenda que se deja en depósito.

Concesión del crédito

Después de la valoración, tras haber depositado la garantía en la institución, se entrega el recibo de tasación y la persona que necesita el préstamo recibe el dinero. Si el prestatario es cliente de la caja de ahorros en la que se integra el monte, éste puede ingresar el dinero en la cuenta que tenga abierta.

El importe del préstamo se fija en función del valor de las joyas aportadas

Una de las ventajas de los créditos que otorgan los montes de piedad es que se adaptan a las necesidades de casi cualquier cliente que aporte una garantía. La cuantía puede variar entre 30 ó 50 euros, como mínimo, hasta 5.000 euros, aunque no hay cantidades máximas establecidas. Si una persona aporta numerosas joyas de mucho valor, que pueden subastarse con facilidad, se le pueden conceder decenas de miles de euros. En ocasiones, depende del trabajador del monte de piedad hacer determinadas concesiones. No obstante, algunas entidades tienen establecidos límites que no pueden sobrepasar.

Los créditos se formalizan por lo general a 12 meses, aunque no todo el mundo deja pasar un año antes de recuperar la prenda aportada. Hay quien necesita el dinero de forma puntual y recupera sus joyas en menos de 15 días. El plazo máximo se establece en un año prorrogable por un mes más antes de sacar las joyas a subasta. En algunas instituciones, el prestatario debe pagar intereses de demora durante este mes adicional.

Transcurridos los 12 meses, el cliente puede pagar el principal, los intereses y recuperar la prenda. También tiene la opción de renovar el crédito por un año más con las mismas condiciones.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 2]
  • Ir a la página siguiente: Subasta »

RSS. Sigue informado

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones