Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Más de 40.000 personas tratan cada mes de salir del registro de morosos

Esta lista acumula ya más de 5,7 millones de operaciones impagadas por valor de 32.000 millones de euros

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 16 marzo de 2009
Dicen que entrar en el registro de morosos de Asnef-Equifax es fácil, pero salir no lo es tanto. Más de 40.000 personas lo intentan cada mes. Esta "lista negra" acumula ya 5,7 millones de operaciones impagadas por valor de 32.000 millones de euros (un 148% interanual más). Cada vez son más las empresas que se apuntan a su gestión para saber el verdadero grado de solvencia de sus posibles clientes.

Los responsables de Asnef-Equifax explican que el registro de morosos se revisa y actualiza cada semana, y que son las entidades financieras socias las que comunican el pago del crédito reclamado. Muchos deudores tratan de que su nombre desaparezca cuanto antes una vez saldada la deuda, bien sea por fax o por carta, o presentándose en persona en las propias oficinas de Asnef-Equifax con el pertinente certificado.

El número de españoles en mora asciende a dos millones, lo que supone un incremento interanual del 60%

Quien demuestre que ha pagado a su acreedor, sin que éste lo haya comunicado al registro, deberá esperar diez días para abandonar la lista. En ese plazo, Asnef-Equifax tratará de verificarlo con la entidad acreedora: si ésta lo confirma, se procede al borrado; si no lo hace, también. En caso de que el banco o la financiera de turno se dé cuenta después de que el impago se mantiene, se reabriría todo el proceso.

Puertas cerradas

Estar en el registro de morosos cierra las puertas a la obtención de tarjetas de crédito, de casi cualquier tipo de financiación, de simples compras -grandes o pequeñas- en los establecimientos o financieras de marca que forman parte del sistema y, en muchos casos, impide la suscripción en servicios básicos como la luz, el gas o la telefonía.

Para entrar en la lista basta con no pagar un recibo a la entidad de turno. La operación es voluntaria (para el acreedor) pasados 60 días del impago, pero resulta obligatoria superados los 90 días. Cuando Asnef-Equifax recibe una notificación, incluye al momento al moroso en la lista, y le envía una carta comunicándoselo.

El registro de morosos se revisa y actualiza cada semana, y son las entidades financieras socias las que comunican el pago del crédito reclamado

Actualmente, el número de españoles en mora asciende a dos millones, lo que supone un incremento interanual del 60%. Por tipo de operaciones, las hipotecas se llevan la palma. Los impagos en este segmento crecen al 310%, seguidos por los sufridos en los préstamos personales (91%) y los registrados en las operaciones de financiación al consumo y la compra de coches.

Crece la actividad del

La elevada morosidad ha disparado la actividad de los cobradores de deudas. El más conocido es El Cobrador del Frac, pero hay otros muchos, como El Pregonero del Moroso o El Monasterio del Moroso.

A diferencia del resto de Europa, donde estas empresas tienen mucha tradición y cuentan con una reglamentación muy estricta, en España son prácticamente nuevas y, por ahora, no existe una normativa legal que regule su actividad.

Pero el Congreso ya ha instado al Gobierno a establecer una regulación. El objetivo es asegurar la protección de los ciudadanos frente a las actuaciones que “atenten a la dignidad de las personas o invadan su intimidad”, explica el inspirador de la iniciativa, el diputado catalán Josep Sánchez Llibre. La petición al Ejecutivo incluye la necesidad de que quienes realicen esta labor puedan trabajar sin necesidad de ir disfrazados.

Se estima que la cifra de negocios de las empresas dedicadas a la cobra de deudas ha crecido un 60%. Quienes requieren sus servicios deben saber que tendrán que pagar una elevada comisión -de hasta el 25% en algunos casos- a cambio de recuperar las sumas que les adeudan los morosos.

Actualmente la demanda de “cobradores” en España es muy alta y, a tenor de cómo sube la morosidad, todo indica que no se ha alcanzado aún el pico de actividad.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones