Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Opening no podrá devolver el dinero a los alumnos afectados por el cierre de sus centros

Los interventores judiciales han declarado que la empresa está en situación de insolvencia definitiva

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 4 marzo de 2003
Los más de 45.000 alumnos de Opening English que se quedaron en la calle tras el cierre de sus centros en España, no recibirán el dinero que pagaron por los cursos. Según un dictamen presentado ayer en el juzgado número 7 de Barcelona por los interventores judiciales Miguel Vilella y Francisco Pedreño, Open English Master Spain, la propietaria de la cadena de idiomas Opening English en España, se encuentra en situación de insolvencia definitiva.

En concreto, este informe sobre el balance de la compañía, que cesó su actividad el pasado verano, determina que Opening cuenta con sólo 1,88 millones de euros de activo para hacer frente a 31 millones de euros de pasivo. El pasivo exigible, que no recoge buena parte de las deudas de diversas empresas de Omitsend (antiguo grupo CEAC, al que pertenecía Opening) con la sociedad, se verá incrementado en el futuro por la aparición de nuevos acreedores.

Las esperanzas de los alumnos, y también de los acreedores, de poder recuperar su dinero prácticamente se han esfumado. No en vano, los interventores han rebajado en más de 16 veces el activo de la empresa, cifrado en septiembre en algo más de 30 millones de euros.

Presentado el dictamen, el juez encargado del caso deberá ahora dictar un auto en el que con toda probabilidad determinará la insolvencia definitiva de la empresa, que tendrá 15 días para presentar nuevos activos con los que hacer frente a sus deudas. Una vez pasado este periodo, los acreedores pueden instar la quiebra de Opening. En caso contrario, el procedimiento concursal seguirá su curso hasta la junta de acreedores.

El resto de las sociedades de Omitsend que suspendieron pagos en julio se encuentran en una situación muy similar a la de Opening. Así, en la matriz del grupo (Omitsend) y en sus filiales de informática (Aidea) y telemarketing (Vega), el dictamen rebaja en al menos 10 veces el valor de los activos declarados por la empresa en noviembre. Este recorte se debe a los cierres y al prácticamente nulo valor de sus marcas en la actualidad.

Opening English se creó en 1996 con el lanzamiento de una red de 150 academias en España que absorbió una inversión de unos 36 millones de euros. Este dinero es irrecuperable porque se destinó principalmente a la apertura de centros propios en locales de alquiler y a intensas campañas de publicidad.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones