Sanidad aconseja a los padres comprar juguetes seguros para evitar accidentes

Recuerda la importancia de comprar solo artículos que lleven la etiqueta CE
Por mediatrader 5 de enero de 2012

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha elaborado un decálogo de recomendaciones para los padres sobre la seguridad de los juguetes, con el objetivo de evitar accidentes entre los menores. Entre otros consejos, el departamento dirigido por Ana Mato recuerda la importancia de comprar solo artículos con la etiqueta CE, ya sea en el mismo juguete o en su embalaje. «Este marcado es la garantía del fabricante de que el producto cumple con las reglas de seguridad de la Unión Europea».

El decálogo aconseja adquirir los juguetes en tiendas o proveedores de confianza, que en general aceptan devoluciones. También es importante comprobar los juguetes que se les regalan a los niños en estas fechas, para evitar falsificaciones o productos poco seguros.

Los juegos deben ser adecuados a la edad, la capacidad y la destreza de los niño a los que van destinados. Los que no están dirigidos a su grupo específico de edad «podrían provocarle lesiones», alerta el decálogo. Además, hay que cerciorarse de que los juguetes no tengan piezas pequeñas desmontables, si están destinados a niños menores de tres años, ya que podrían producir asfixia. Se recomienda seguir las instrucciones para montar y utilizar correctamente el juguete, y guardarlas en lugar seguro. Hay que enseñar los pequeños a ordenar sus juguetes y a no dejarlos en lugares de paso para evitar accidentes.

El decálogo de Sanidad recuerda que se debe permanecer atento mientras los niños juegan, para asegurarse de que todos los juguetes se emplean del modo previsto. En el caso de patines, bicicletas o motos, deben llevarse siempre con casco y equipo de protección.

Comprobar cada cierto tiempo el estado de los juguetes para cerciorarse de que no estén deteriorados hasta el punto de suponer un riesgo para la salud. También debe eliminarse todos los embalajes y asegurarse de que los niños no juegan con los de plástico, pues pueden suponer un riesgo de asfixia. Por último, se aconseja informar de cualquier problema de seguridad de los juguetes al fabricante o al vendedor al que se haya comprado.