Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Electrodomésticos

Una manera de gastar menos es comprar aquellos aparatos que son más idóneos para tu hogar

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: sábado 28 septiembre de 2002
Al adquirir un electrodoméstico lo primero que debes valorar son las necesidades reales de tu casa. Así, debes tener en cuenta factores como el número de miembros de la familia, el tiempo que pasas en tu hogar, el tamaño de la cocina o, por ejemplo, la periodicidad con la que haces la compra. Y es que, no en vano, tus decisiones han de girar en torno a las necesidades reales de tu familia. Comprar los electrodomésticos adecuados es una forma de economizar en tu presupuesto.

En lo que se refiere a este tipo de aparatos cabe destacar que el mercado ofrece muchas posibilidades para cubrir las necesidades de los consumidores. Los más demandados suelen ser los electrodomésticos de primera necesidad como, por ejemplo, la lavadora, el frigorífico, el lavavajillas o el microondas. No obstante, se ha observado una creciente demanda de productos dedicados al ocio, como es el caso de DVD´s y sistemas de cine en casa, de aparatos eléctricos destinados a la belleza (rayos UVA o tensiómetros).

La prioridad que, ante todo, has de fijarte es la de adquirir aparatos versátiles que se adapten a las distintas posibilidades de uso en el hogar. Así, no tiene sentido comprar un televisor demasiado grande para visionarlo desde distancias cortas. Te saldrá siempre más caro y no aprovecharías las ventajas de este electrodoméstico en concreto. Tampoco tiene sentido comprar un friegaplatos sin media carga si no lo vas a llenar.

Finalmente, al adquirir un electrodoméstico analiza su 'etiqueta energética' y cerciórate en ella de los consumos medios del aparato. Si consideras que sólo tu frigorífico consume más del 20% de la electricidad de tu vivienda a largo plazo puede salirte muy caro comprarlo mirando sólo el precio y obviando el consumo. Al fin y al cabo, en tu recibo de la luz acabarás pagando todo lo que has ahorrado en la compra.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones