Aduanas

Su función es determinante para evitar la importación y exportación ilegal de mercancías, así como la falsificación de medicamentos, juguetes y otros productos
Por Azucena García 11 de enero de 2007

Las aduanas, situadas en aeropuertos, puertos, carreteras y provincias importantes, centran su labor en conocer qué mercancía entra y sale en cada momento, y recaudar el impuesto o la franquicia que conlleva la adquisición de una cantidad determinada, ya sea alcohol, tabaco, perfumes u otros productos. En 2005, las aduanas europeas interceptaron 75 millones de productos falsificados, muchos de ellos eran fármacos para combatir el cáncer o medicamentos tan frecuentes como el paracetamol. Para atajar esta situación, las aduanas de origen y de destino tienen sistemas de comunicación directa que controlan la mercancía durante todo su recorrido y reducen el tiempo de “levante”, es decir, el tiempo que pasa desde que una mercancía llega a la aduana hasta que es retirada.

Qué se debe declarar

Qué se debe declarar

Las aduanas controlan el tráfico de mercancías, de manera que su labor principal es saber en cada momento qué entra y sale de un país para proteger la producción nacional y evitar el desabastecimiento. Con este fin se encuentran ubicadas en aeropuertos con vuelos internacionales, puertos con navegación marítima internacional, carreteras que discurren por las fronteras con otros países y en casi todas las provincias importantes. La Organización Mundial de Aduanas (OMA) está compuesta por un total de 168 países de todo el mundo, entre los que también se encuentra España. El objetivo principal de todos ellos es, según explica el consejero del colectivo de Técnicos Financieros del Ministerio de Economía y Hacienda (GESTHA) -que incluye a los Técnicos de Aduanas-, José María Pérez, “controlar todas la mercancías, independientemente del destinatario y la cantidad”, aunque su finalidad, al menos en el caso de las aduanas europeas, es más amplia:

  • Tributaria: Liquidar el arancel común a todas las aduanas europeas y el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) con el tipo impositivo vigente en cada país.
  • Estadística: Confeccionar con los datos económicos la Balanza Comercial de cada uno de los países de la Unión Europea.
  • Política comercial: Exigir las licencias de importación o autorizaciones de exportación, cuando así lo disponga la normativa de comercio exterior.
  • Cumplir normas de otros organismos estatales: Controles respecto a la salud pública, de alimentación, de consumo, controles veterinarios, controles fitosanitarios, defensa del derecho de las marcas comerciales registradas, etc.

Los técnicos de aduanas son los responsables de supervisar y despachar las mercancías, liquidar los impuestos exigibles y garantizar el cumplimiento de los requisitos sanitarios o de seguridad. Esto implica que en las aduanas se debe declarar toda mercancía que se vaya a importar o exportar,

En las aduanas se debe declarar toda mercancía que se vaya a importar o exportar

una máxima que conocen bien los profesionales, pero que a veces se escapa a quienes viajan como turistas. Por ello, es conveniente saber las restricciones de cada lugar y tenerlas en cuenta a la hora de regresar a la ciudad de origen. Un ejemplo típico son los viajes a las Islas Canarias, donde muchos productos tienen un precio inferior gracias al Impuesto General Indirecto Canario (igic), cuyo tipo de gravamen es inferior al del IVA. Esta situación anima a los viajeros a comprar una cantidad mayor de colonias, tabaco o productos tecnológicos. Sin embargo, si a la vuelta no se quiere pagar franquicia u otros impuestos en la aduana, sólo se puede sacar del archipiélago un número limitado. Esta norma afecta a la mayoría de destinos, al igual que otra que impide a los menores de 17 años beneficiarse de la exención del pago de impuestos en tabaco y bebidas alcohólicas, y a los menores de 15 años estar exentos de pagar impuestos por la adquisición de café.

Productos exentos de pagar el IVA

La Agencia Estatal de Administración Tributaria establece el pago del IVA para aquéllos que a su vuelta a la península y Baleares superen el límite permitido de tabaco, bebidas alcohólicas, perfumes o bebidas aromáticas, entre otros productos. Es decir, cuando se superen las siguientes cantidades se debe declarar en la aduana la mercancía que se va a introducir:

1. VIAJEROS Y TURISTAS PROCEDENTES DE TERCEROS PAÍSES
Valor total de la mercancía en equipaje
  • Viajeros mayores de 15 años: 175 euros
  • Viajeros menores de 15 años: 90 euros.
Productos de tabaco (cantidades excluyentes entre si)
  • Cigarrillos: 200 unidades.
  • Puritos (3 gr. por unidad): 100 unidades.
  • Tabaco para fumar: 250 gramos.
Bebidas alcohólicas (cantidades excluyentes entre si)
  • Bebidas destiladas y bebidas espirituosas de una graduación alcohólica superior a 22% vol; alcohol etílico no desnaturalizado, igual o superior al 80% vol. o más: 1 litro.
  • Bebidas destiladas y bebidas espirituosas, aperitivos a base de vino o de alcohol, tafia, sake o bebidas similares de una graduación alcohólica igual o inferior a 22% vol.: 2 litros.
  • Vinos tranquilos: 2 litros.
Productos de perfumería
  • Perfumes: 50 gramos.
  • Agua de tocador: 1/4 de litro.
Bebidas aromáticas
  • Café: 500 gramos.
  • Extractos y esencias de café: 200 gramos.
  • Té: 100 gramos.
  • Extractos y esencias de té: 40 gramos.
2. VIAJEROS PROCEDENTES DE CEUTA Y MELILLA
Valor total de la mercancía en equipaje
  • Viajeros mayores de 15 años: 600 euros.
  • Viajeros menores de 15 años: 150 euros.

El resto de limitaciones coinciden con las impuestas para terceros países.

3. VIAJEROS PROCEDENTES DE ANDORRA
Valor total de la mercancía en equipaje
  • Viajeros mayores de 15 años: 175 euros.
  • Viajeros menores de 15 años: 90 euros.
Productos lácteos, azúcares y cárnicos
  • Leche en polvo: 2,5 kilogramos.
  • Leche fresca: 6 kilogramos.
  • Queso: 4 kilogramos.
  • Mantequilla: 1 kilogramo.
  • Azúcar y dulces: 5 kilogramos.
  • Carne: 5 kilogramos.
Productos de tabaco (cantidades excluyentes entre si)
  • Cigarrillos: 300 unidades.
  • Puritos (3 gr. por unidad): 150 unidades.
  • Cigarros puros: 75 unidades.
  • Picadura de tabaco y tabaco para pipa: 400 gramos.
Bebidas alcohólicas (cantidades excluyentes entre si)
  • Bebidas destiladas y bebidas espirituosas de una graduación alcohólica superior a 22% vol; alcohol etílico no desnaturalizado, igual o superior al 80% vol. o más: 1,5 litros.
  • Bebidas destiladas y bebidas espirituosas, aperitivos a base de vino o de alcohol, tafia, sake o bebidas similares de una graduación alcohólica igual o inferior a 22% vol.: 2 litros.
  • Vinos tranquilos: 5 litros.
Productos de perfumería
  • Perfumes: 75 gramos.
  • Agua de tocador: 3/8 de litro.
Bebidas aromáticas
  • Café: 1.000 gramos.
  • Extractos y esencias de café: 400 gramos.
  • Té: 200 gramos.
  • Extractos y esencias de té: 80 gramos.
4. VIAJEROS PROCEDENTES DE CANARIAS
Valor total de la mercancía en equipaje
  • Viajeros mayores de 15 años: 600 euros.
  • Viajeros menores de 15 años: 150 euros.

El resto de limitaciones coinciden con las impuestas para terceros países.

5. VIAJEROS PROCEDENTES DE GIBRALTAR
Valor total de la mercancía en equipaje
  • Viajeros mayores de 15 años: 175 euros.
  • Viajeros menores de 15 años: 90 euros.

El resto de limitaciones coinciden con las impuestas para terceros países.

Productos más falsificados

La lucha contra el fraude es una de las metas principales de las aduanas. Sólo en 2005 las aduanas europeas interceptaron 75 millones de productos falsificados, aunque la cifra bajó un 25% con respecto a 2004. En general, se produjo un incremento en las falsificaciones de alimentos y productos textiles (ropa de deporte y de calle), se estancaron las falsificaciones de medicamentos y bajaron las de cigarrillos, DVD, CD y juguetes. En España, las autoridades aduaneras interceptaron 5,5 millones de productos, un 37% menos que en 2004, según datos recogidos por la Comisión Europea. También se registró un incremento en los complementos de marca, como las gafas, y se detectaron hasta cinco millones de productos alimentarios y de bebidas falsas, sobre todo, bebidas alcohólicas, zumos, bebidas energéticas, té y chocolate. El informe de Bruselas de 2005 advierte, no obstante, de que las falsificaciones “más peligrosas” son las de medicamentos e incluye en este grupo a los antibióticos, los fármacos para combatir el cáncer, las pastillas anticolesterol, la viagra (el producto más falsificado) y otros tan comunes como el paracetamol. También los preservativos falsificados aumentaron en 2005 y se localizó un medicamento cardiovascular compuesto de una mezcla de polvo de ladrillos y pintura amarilla utilizada para pintar carreteras.

Respecto al descenso en la falsificación, las mayores caídas fueron para los cigarrillos (-20%), DVD y CD (-50%) y juguetes (-90%). Para el Ejecutivo de la UE la explicación de este descenso parece estar en el mayor uso de Internet (que permite descargarse canciones, programas y películas gratuitamente) y en el interés de los falsificadores “por otros sectores más lucrativos”. En España se localizaron 5,5 millones de productos falsificados, lo que la mantiene alejada de otros países como Bélgica (18,9 millones), Alemania (15,4 millones) o Italia (11,6 millones), así como de aquellos que registraron menores cantidades: Polonia (2,6 millones), Grecia (2,59 millones), Reino Unido (2,55 millones), Eslovenia (1,97 millones), Finlandia (1,65 millones) y Hungría (1,33 millones). El resto de Estados miembros de la UE detectaron en las aduanas menos de un millón de productos falsificados.

Por origen, las estadísticas apuntan a China como el país que, un año más, lanzó al mercado la mayor cantidad de productos ‘piratas’. En concreto, el 60% de todos los productos interceptados procedían del sureste asiático, el 10% de Tailandia, el 8% de Hong Kong y el 7% de Turquía, mientras que India comienza a despuntar como un importante origen de medicinas falsificadas. Sin embargo, pese a ser consciente de esta situación, la Comisión Europea reconoce la dificultad de descubrir la vía que siguen los productos para su entrada en la UE, debido al cambio continuo de rutas. En este aspecto, las aduanas cuentan con diferentes sistemas de comunicación entre el origen y el destino de la mercancía, para que este último conozca de antemano la mercancía que va a recibir. El coordinador de Gestha en la aduana de Valencia, José María Jiménez Iglesias, explica que para las operaciones intracomunitarias se recurre a la declaración Intrastat, que recopila las operaciones que se realizan durante un mes entre los Estados miembros. Para los tránsitos cuyo origen no es comunitario se utiliza al sistema NTCS (New Control Transit System), que permite la comunicación directa entre la aduana de origen y la aduana de destino. “Los datos de la mercancía que sale del lugar de origen se cargan en un sistema informático común para que la aduana de destino esté avisada de lo que le va a llegar. Una vez que recibe la mercancía, avisa de que ya la tiene a través del mismo sistema y queda constancia de que la mercancía ha llegado a su lugar de destino”, precisa Jiménez Iglesias. El sistema NTCS permite, de esta manera, reducir tanto los tiempos de levante de la mercancía como los de respuesta de la aduana de destino. “Además, si la aduana de destino no recibe la mercancía, avisa de ello. El espíritu y el objetivo es que la mercancía esté controlada en todo momento”, recalca.