Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Los regalos de los planes de pensiones también tienen letra pequeña

Ante la amplia oferta de regalos y bonificaciones por el contrato de un plan de pensiones hay que prestar especial atención a sus expectativas, rentabilidad y comisiones

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 20 noviembre de 2007

Es probable que gran parte de los más de ocho millones de españoles que cuentan con un plan de pensiones esté pensando en incrementar su inversión en este producto para beneficiarse de su atractivo fiscal y recortar impuestos en la próxima Declaración de la Renta. Es precisamente, en este tramo del año, cuando las entidades ponen en marcha sus campañas, con sugerentes regalos y bonificaciones para obtener el mayor volumen de ahorro posible. Los planes de pensiones permiten traspasar el dinero de un producto a otro, incluso de entidades distintas, sin tener que abonar comisiones, ni pagar impuestos. Sólo en 2006, los ahorradores traspasaron 7.105 millones de euros, un 32% más que en el ejercicio anterior. Este año, los traspasos siguen a la orden del día: en el primer trimestre del año alcanzaron un importe de 1.671 millones de euros, un crecimiento del 43,43% respecto al mismo período del ejercicio anterior. Estas cifras, unidas a la estacionalidad del producto, explican la agresiva batalla comercial que han iniciado las entidades por conseguir ‘robar’ clientes a la competencia. Las vajillas, televisores o MP4 son, en muchos casos, una estrategia para captar al ahorrador que no mira más allá del obsequio. Sin embargo, puede salir muy caro. Los expertos recomiendan no dejarse llevar por los reclamos, sino fijarse en las expectativas de rentabilidad de los planes y en sus comisiones, entre otros aspectos.

Qué hay que saber de los obsequios:

/imgs/2007/11/regalobanco.jpg
Sólo en los últimos dos meses del año las entidades recogen un 80% de las aportaciones que realizan los inversores a planes de pensiones. De ahí que se esfuercen en conseguir que los clientes no se vayan a otra entidad e ingresen la mayor cantidad de dinero en sus productos. Este año, como suele ser habitual, la campaña viene cargada de regalos -sobre todo tecnológicos-, de bonificaciones en metálico y de otros privilegios como la opción a suscribir determinados depósitos a plazo con interesantes rentabilidades. De entrada, los obsequios, independientemente de su naturaleza, suelen ser sugerentes. Pero conviene tener en cuenta una serie de consejos antes de dejarse llevar por su atractivo:


  • Fiscalidad de los regalos:

    Los regalos que ofrecen las entidades financieras, al igual que las bonificaciones, también tributan. Las entidades realizarán una retención a cuenta en función del valor de mercado que se calcula tiene el regalo que ofrecen. Desde la Agencia Tributaria afirman que el importe del regalo que recibe un cliente bancario “se considera a efectos fiscales rendimiento de capital mobiliario, sujeto a tributación y a ingreso a cuenta del 15%”. Por ejemplo, un cliente contrata un plan de pensiones y le regalan una televisión, cuyo precio de mercado es 85 euros. Como sobre el valor del regalo Hacienda tiene que realizar el ingreso a cuenta, hay que calcular cuánto es el 15% de 85. Esto es 12,75 euros, la cantidad que retendrá Hacienda en la próxima Declaración de la Renta del contribuyente por haber obtenido dicho regalo.


  • Exigencias de plazo:

    Es importante leer con cuidado cuál es el tiempo que la entidad gestora del plan estima que es obligatorio mantener el dinero para no perder el regalo o ser penalizado. En muchos casos, las entidades obligan a mantener el dinero al menos 12 ó 24 meses, período en el que no se podrá traspasar el ahorro a otro plan de pensiones. En ese caso, la penalización que impondrían anularía por completo el valor del regalo.


  • Importes máximos:

    Para disfrutar de un regalo las entidades suelen exigir invertir una determinada cantidad en el plan de pensiones, como mínimo 3.000 euros. El valor del regalo se incrementa a medida que va creciendo la inversión exigida. Los mejores regalos exigen inversiones en planes de pensiones que pueden alcanzar los 30.000 euros. Los inversores deben saber que en estos casos recibirán el regalo, pero no podrán aprovecharse fiscalmente de toda la aportación, ya que el límite fiscal deducible se sitúa en los 10.000 o los 12.000 euros anuales (en función de la edad del partícipe). El capital que supere estas cantidades no será deducible fiscalmente.


  • Fiscalidad de las bonificaciones:

    En cuanto a las bonificaciones, al tratarse de una especie de “interés” abonado en metálico (las entidades dan, por ejemplo, un 10% del dinero nuevo que un partícipe invierta o traspase a un plan de pensiones), fiscalmente también soportan un ingreso a cuenta del 15%. Es decir, si un cliente invierte 600 euros en un plan de pensiones, la entidad le regalaría 60 euros, sobre los que Hacienda le retendrá un 15% (es decir, 9 euros). En este apartado, el cliente debe saber también que las entidades no suelen abonar la bonificación de forma automática, según se realiza la aportación al plan de pensiones, sino pasado un período de tiempo.


  • Límite máximo de obsequio:

    Bancos y cajas fijan bonificaciones del 5%, 7% o hasta el 10% del capital aportado o traspasado a planes de pensiones. Sin embargo, en muchos casos no son datos reales, ya que suelen venir acompañados de un límite máximo abonado, que suele ser de 300 euros. Esto limita la cantidad de dinero que será bonificada. Por ejemplo, una entidad que ofrece una bonificación del 10%, pero hasta un máximo de 300 euros, implica que sólo se beneficiará de la promoción las aportaciones hasta 3.000 euros. Más allá de esta cantidad, el inversor no recibirá nada por su dinero.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones