Pluriempleo, una receta contra la crisis

Un 54% de los trabajadores intenta conseguir una segunda ocupación, un porcentaje muy superior al del año pasado
Por Lola Raya Bayona 7 de octubre de 2009
Img obreros
Imagen: Daniel Lobo

Con la crisis económica las condiciones laborales de muchos trabajadores han cambiado: reducción de horas extras, menos ingresos e, incluso, despidos. La suma de estas circunstancias obliga a los empleados españoles a cambiar sus hábitos de vida, sacrificar su tiempo libre y buscar un segundo trabajo. El 54% de los asalariados se plantea hoy esta opción, frente al 10% que así lo intentaba el año pasado.

Perfil del pluriempleado

La mitad de los profesionales españoles ocupados en un puesto de trabajo buscan un segundo empleo. Son datos de la última encuesta anual que realiza la firma de selección de personal Randstad. El estudio, realizado con una muestra aleatoria de 1.083 personas, señala que los candidatos tienen dos preferencias principales: un segundo trabajo para los fines de semana o un empleo a jornada parcial que sea compatible con su puesto actual. Una tercera posibilidad es aprovechar las vacaciones para ganar un dinero extra. Las actividades más demandadas por los pluriempleados españoles son las de teleoperador, azafata, promotor o atención al público

Se busca un segundo trabajo para los fines de semana o un empleo a jornada parcial, compatible con el puesto actual

Otra característica importante del pluriempleado español se relaciona con su nivel de estudios. Un 29% ha concluido la educación básica; un 22% ha estudiado alguna modalidad de formación profesional; un 19% ha cursado bachillerato, y tan sólo el 22% son universitarios. Destacan los perfiles de media cualificación que ocupan trabajos cuyos horarios les permiten buscar otra ocupación. Estos multitrabajadores son, en su mayoría, personas extranjeras que aspiran a sueldos más altos, aunque se vean obligados a realizar jornadas muy largas.

Recomendaciones

Los aspectos que más se valoran en un segundo puesto de trabajo son los siguientes:

  • Movilidad: es deseable que las personas tengan facilidad, no sólo para desplazarse, sino también para cambiar de lugar de residencia.
  • Flexibilidad: hay que saber adaptarse a las condiciones de trabajo. A menudo falla la tolerancia en las situaciones duras o difíciles.
  • Polivalencia: no significa que el trabajador deba saber de todo, pero sí tener unos conocimientos básicos. Conviene tener una visión de conjunto para comprender mejor el trabajo que se desarrolla, entender qué hacen otros y contribuir a una misma finalidad.
  • Cultura de Proyecto: las empresas dejarán de ser unidades de negocio permanentes para crear equipos de trabajo que realicen proyectos conjuntos. Cuando estos finalicen, se emprenderán otros nuevos. Algunos profesionales trabajarán en sucesivos proyectos durante una serie de años, una tendencia que fomentará la cultura del pluriempleo.

La persona que busca un segundo empleo debe tener en cuenta, además, otras cuestiones:

  • Complementariedad: la segunda actividad no debe interferir de ninguna manera en la primera, ya sea por superposición de horarios, descenso de productividad, conflicto de exclusividad, etc.
  • Un enfoque provisional: hay que ser consciente de que pluriemplearse no es una situación sencilla y debe ser, en la medida de lo posible, una situación temporal.
  • Cierto riesgo: es posible que una de las empresas no esté de acuerdo con la condición de pluriempleado de su trabajador. Esto puede provocar la pérdida del empleo.

Pluriempleo y pluriactividad

Pluriempleo y pluriactividad son dos términos diferentes que significan lo mismo: una persona desarrolla, de manera simultánea, múltiples actividades profesionales. Sin embargo, a efectos legales, hay que saber diferenciarlos con la propia normativa laboral de cotización en la Seguridad Social.

El pluriempleo es la situación del trabajador por cuenta ajena que presta sus servicios profesionales a dos o más empresas y en actividades que dan lugar a varias altas en el mismo régimen de la Seguridad Social. Es el caso de un empleado de comercio que trabaja por las mañanas en una tienda y por las tardes en otra.

El pluriempleo es una opción muy habitual en otros países, donde los trabajos de jornadas parciales son frecuentes

La pluriactividad, sin embargo, exige el alta obligatoria en dos o más regímenes distintos del Sistema de la Seguridad Social. Afecta tanto a trabajadores por cuenta propia como por cuenta ajena y se originan tantas altas como actividades. Se debe cotizar en cada uno de los regímenes, de acuerdo a las normas que los rijan.

De cara a la jubilación

Para la pensión de jubilación, en los casos de pluriempleo se sumarán todas las bases de cotización de los empleos, aunque siempre con la aplicación de un tope máximo de base de cotización. Sólo se tendrán en cuenta las cotizaciones acreditadas mientras el jubilado haya estado en la misma situación de pluriempleo durante los diez años anteriores.

En situaciones de pluriactividad, para calcular la pensión de jubilación se tomarán en cuenta las bases de cotización más favorables de cada periodo.