Trabajos de una hora diaria

La labor como acompañante en el transporte escolar y el paseo de perros son las opciones que registran una mayor demanda
Por Mara Tomaino 2 de mayo de 2007

El ritmo de vida actual ha transformado el tiempo en un bien escaso y muy preciado, algo que ha generado el nacimiento de nuevos trabajos como el de acompañante de transporte escolar o cuidador de perros, dos opciones que atraen a estudiantes y personas que quieren ganar un dinero extra. Estos trabajos tienen como principal ventaja la posibilidad de alternarlos con las ocupaciones que demandan el estudio o el hogar, al margen de que no se necesita una formación previa. Son empleos esporádicos, con flexibilidad horaria, de poca exigencia, pero que pueden compensar y equilibrar la economía familiar.

«Paseador» de perros

Pasear perros es una actividad novedosa en España, aunque cada vez es más habitual ver a jóvenes que pasean por los parques junto con una buena cantidad de mascotas ajenas. La demanda de «paseadores» es creciente debido al ritmo de vida típico de las grandes ciudades, que no deja tiempo a los dueños para sacar de casa a sus animales con la frecuencia deseada.

Las ventajas para quienes se dedican a pasear las mascotas de otras personas son varias. Un joven estudiante o un jubilado pueden hallar en este trabajo jornadas reducidas -desde una a seis horas diarias- y un sueldo final que puede compensar si se tiene en cuenta que el promedio de la hora de paseo del animal ronda los 8 euros y en una hora se pueden pasear varias mascotas a la vez.

La tarifa media de un «paseador» de perros es de 8 euros por hora y animal

La inversión inicial es nula, ya que basta con colocar carteles en la zona de residencia del interesado para conseguir los primeros clientes. El boca a boca funciona muy bien en este tipo de trabajos.

Una modalidad diferente es realizar el trabajo para un centro veterinario, pero en ese caso la remuneración y la forma de contratación es diferente.

Los requisitos para poder realizar este trabajo son mínimos: gusto por los animales y destreza para manejarlos en situaciones conflictivas. Esta práctica se puede llevar a cabo en un primer momento con mascotas pequeñas y tranquilas que garanticen la ausencia de problemas y situaciones violentas.

Acompañante escolar, otra salida laboral

La presencia de un acompañante en el autocar es obligatoria desde 2007. Tiene como objetivo garantizar la seguridad de los niños durante el trayecto de casa al colegio y viceversa.

El perfil característico actual del acompañante escolar corresponde con amas de casa de 30 a 50 años, que pueden compaginar jornadas laborales de corta duración con sus actividades diarias, y jubilados que complementan su pensión con los ingresos obtenidos por realizar esta tarea.

El motivo principal de que sean los preferidos para esta tarea es que reúnen las cualidades indispensables para este tipo de empleo, como la responsabilidad y la experiencia de haber cuidado ya a sus propios hijos.

Los acompañantes escolares son, sobre todo, amas de casa de 30 a 50 años y jubilados

Los eventuales aspirantes obtienen una capacitación básica mediante la realización de cursos de corta duración -los hay de apenas 24 horas-, que incluyen nociones de primeros auxilios, pautas pedagógicas y educación vial. A menudo, los imparte la misma empresa que ofrece estos puestos de trabajo.

El servicio de acompañamiento comienza en la primera parada del transporte escolar y finaliza en el colegio, con el mismo recorrido en sentido inverso. Es un trabajo que no requiere más de una hora al día y cuya remuneración mensual oscila entre 120 y 250 euros brutos. En general, quienes se dedican a esta labor cubren dos rutas al día, lo que representa el 25% de una jornada laboral estándar.