Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Educación

Certificados oficiales de francés

Los diplomas expedidos por el Ministerio de Educación francés certifican las competencias en lengua francesa de los candidatos extranjeros

El Diploma de Estudios de Lengua Francesa (DELF) y el Diploma Avanzado de Lengua Francesa (DALF) son los más requeridos por aquellos estudiantes o profesionales que desean certificar su nivel de conocimiento de este idioma, y es que estos diplomas, junto con el Test de Conocimiento de Francés (TCF), son los únicos que expide oficialmente el Ministerio de Educación Nacional de Francia.

Después del inglés y el alemán, el francés es la tercera lengua más hablada en Europa, de hecho es el idioma habitual de más de 100 millones de europeos, cerca de un 28% de la población. En nuestro país, quizás por la cercanía de ambas fronteras, la lengua gala ha sido tradicionalmente objeto de enseñanza en las escuelas, aunque desde hace varias décadas el inglés se ha impuesto en las aulas; aun así, poseer el conocimiento de la lengua francesa junto con otra lengua europea, sigue siendo, sobre todo en el ámbito laboral, un importante punto en el currículum de cualquier profesional. Asimismo, la total implantación en 2010 del Espacio Europeo de Educación Superior favorecerá en gran medida el aumento de la movilidad tanto de estudiantes como de profesionales entre los distintos países de Europa, a los que se les exigirán los conocimientos suficientes de la lengua original de ese Estado para estudiar o ejercer laboralmente en otro país.

El Ministerio de Educación francés instauró en 1985 los diplomas oficiales DELF y DALF

Para que los no francófonos pudieran acreditar estos conocimientos de forma oficial, el Ministerio de Educación francés, a través del Centro Internacional de Estudios Pedagógicos, instauró hace más de 20 años, en 1985, dos diplomas oficiales acreditativos del nivel alcanzado por cualquier candidato en la lengua francesa: el Diploma de Estudios de Lengua Francesa (DELF) y el Diploma Avanzado de Lengua Francesa (DALF); por otra parte, y con el objetivo de evaluar asimismo los conocimientos del idioma, pero de una forma más rápida y sencilla, el mismo organismo creo en el 2002 el denominado Test de Conocimiento de Francés (TCF).

A pesar de que otros organismos o instituciones, como la Cámara de Comercio e Industria de Paris, o los distintos centros de la Alianza Francesa, ofrecen también sus propios certificados o diplomas acreditativos del conocimiento del francés, el DELF, DALF y el TCF son los únicos a los que se les puede dar la categoría de oficiales.

Diplomas DELF y DALF

En 2005 cambiaron radicalmente para adaptarse de forma lógica al Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas

Más de 300.000 personas de cerca de 150 países se inscriben cada año para realizar las pruebas conducentes a la obtención de alguno de los dos diplomas oficiales del Ministerio de Educación francés: el Diploma de Estudios de Lengua Francesa (DELF) y el Diploma Avanzado de Lengua Francesa (DALF). Durante 20 años, estos diplomas se mantuvieron con la misma estructura que cuando se crearon, sin embargo, en 2005 cambiaron radicalmente para adaptarse de forma lógica al Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas; de este modo, hoy en día el DELF y el DALF se estructuran en seis diplomas correspondientes con cada uno de los seis niveles del Marco Común: DELF A1, DELF A2, DELF B1, DELF B2, DALF C1 y DALF C2. Estos seis diplomas son independientes entre sí, es decir no es necesario haber superado previamente un nivel inferior para poder examinarse de otro superior.

Para obtener cualquiera de los diplomas DELF o DALF es necesario realizar el examen correspondiente a cada uno, en ellos se evalúan las cuatro competencias básicas que demuestran el conocimiento de un idioma: la comprensión y expresión oral y la comprensión y expresión escrita. Cada competencia es evaluada en el examen de forma independiente; a los ejercicios incluidos en cada una les corresponden 25 puntos sobre los 100 que se pueden obtener en la prueba. Hay que tener en cuenta que para superar el examen, el candidato debe obtener un mínimo de 50 puntos en total y un mínimo de 5 puntos en cada una de las competencias.

Lógicamente, los exámenes están adaptados al nivel que corresponde a cada diploma

Lógicamente, los exámenes están adaptados al nivel que corresponde a cada diploma, de hecho, la duración del mismo se eleva a medida que incrementa el nivel, pasando de 1 hora y 20 minutos de duración del DELF A1 a las 4 horas que se invierten en el DALF C1. De este modo, el DELF A1 y el A2 certifican que el examinado posee los conocimientos elementales de la lengua francesa, el B1 y el B2 lo sitúan como usuario independiente del idioma y el DALF C1 y C2 reflejan que quien lo ha superado posee un conocimiento experimentado, no en vano, cualquiera de estos dos últimos diplomas liberan de tener que realizar cualquier otra prueba lingüística adicional para acceder a las universidades francesas.

Actualmente existen más de 900 centros concertados en 154 países donde se pueden realizar las pruebas para obtener estos diplomas; en España, los únicos centros oficiales donde se pueden realizar los exámenes son los cinco institutos franceses ubicados en Madrid, Barcelona, Zaragoza, Valencia y Sevilla, las 22 delegaciones que la Alianza Francesa tiene repartidas por toda la geografía española y en el Instituto de Idiomas de la Universidad de Deusto. Las inscripciones para cada una de las tres convocatorias disponibles en nuestro país (febrero, junio y septiembre) se deben realizar con la suficiente antelación directamente en los centros donde se ofrecen los exámenes; estos transcurren siempre en la misma fecha y hora en todos los centros examinadores. De igual modo, los costes de inscripción a las pruebas son los mismos en todos los centros y oscilan entre los 56 euros del DELF A1 y los 182 del DALF C2.

Aunque no es obligatorio, sí es recomendable realizar algún curso previo para preparar estos exámenes

En cuanto a la preparación para realizar estos exámenes, aunque en ningún caso es obligatorio realizar un curso previo para presentarse, sí es recomendable. Con este fin, tanto en los centros examinadores, como en otras academias o centros de idiomas, se ofrecen cursos preparatorios especiales para el DELF y el DALF, en los que, entre otras actividades formativas, se repasan ejemplos de ejercicios de ediciones anteriores, facilitando así la familiarización previa del estudiante con el examen; la Alianza Francesa de Madrid, por ejemplo, ofrece talleres de preparación para el DELF y DALF de entre 12 y 16 horas de clases por un precio de 90 a 120 euros.

DELF Junior

No hay ningún límite de edad para realizar los exámenes DELF o DALF, pero para los jóvenes en edad escolar es más recomendable presentarse a los denominados DELF Junior, una versión adaptada del DELF para los niños en edad escolar. Estos exámenes, con sus cuatro niveles correspondientes (A1,A2, B1 y B2), tienen exactamente la misma estructura y dificultad que el DELF para todos los públicos, y acreditan de igual manera el conocimiento de la lengua francesa, únicamente con la particularidad de que utilizan una temática en su contenido más acorde con las edades escolares, de modo que es más fácil la comprensión para los jóvenes.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto