Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Mascotas > Perros > Higiene

Cinco trucos para limpiar la cama del perro

La cama del perro hay que limpiarla una vez al mes, con un jabón sin amoniaco y con ayuda previa del aspirador

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 21 noviembre de 2014
img_perros camas limpiar

¿Verdad que nos preocupamos por mantener limpia nuestra cama y cambiar las sábanas con periodicidad? Pues los perros necesitan lo mismo: una cama canina libre de peligrosos patógenos, entre ellos, pulgas y garrapatas. A continuación, se explica por qué es tan importante limpiar la cama del perro y se ofrecen cinco trucos para conseguirlo: elegir una cama canina que se limpie con facilidad, usar el aspirador, limpiarla en la lavadora una vez al mes, secar y utilizar un jabón sin amoniaco y amigable con su can. ¡Manos a la obra!

Cama del perro: limpia y segura

Una cama del perro sucia es una fuente de patógenos peligrosos para el can, pero también para el resto de la familia humana. Nuestros peludos compañeros de vida pasean por el parque, retozan en el barro, cuando no en sustancias aún menos higiénicas, y husmean todo tipo de objetos, animales y zonas que captan su interés.

Tras los paseos con el perro, es importante limpiar sus patas y retirar cualquier tipo de sustancia que haya podido quedar adherida a su pelaje. Para ello, los cepillados del can resultan también un aliado. Y, por descontado, los baños serán necesarios en situaciones de emergencia: entre ellas, cuando un perro ha retozado en la suciedad.

Imagen: Uriah Welcome

El riesgo de contraer enfermedades, sin embargo, no acaba aquí. Los humanos compartimos cerca de 100 dolencias con nuestros perros y gatos, según el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU. Estas cifras obligan a extremar las precauciones y la limpieza, también en la cama de nuestros peludos compañeros de vida. Pero, ¿cómo hay que limpiar la cama del perro? A continuación se ofrecen cinco trucos sencillos para conseguirlo.

1. Limpiar la cama del perro: elegir bien

La higiene de la cama del perro es uno de los primeros aspectos que debemos tener en cuenta antes de comprar la zona de descanso de nuestro can. Camas para perros las hay de muchos tipos, ¡pero no todas son igual de fáciles de limpiar!

El primer paso es revisar las etiquetas del producto y comprobar que el método de lavado que propone el fabricante es fácil y factible para realizar en casa. Es habitual dejarse llevar por un modelo bonito, pero ¿resultará igual de atractivo cuando el cachorro de perro orine encima y no sepamos cómo lavarla?

El consejo más sencillo es elegir una cama del perro que pueda meterse en la lavadora con facilidad. E, incluso, que permita ser introducida en la secadora.

2. Limpiar la cama del perro: aspiradora

El primer paso para limpiar la cama del perro es pasar la aspiradora por la colchoneta. Este sencillo gesto eliminará buena parte de los pelos caninos y suciedad que haya quedado incrustada.

Imagen: Emery_Way

El aspirador, además, protegerá la lavadora donde vayamos a limpiar la colchoneta: evitará eventuales atascos en el mecanismo.

Un sencillo rollo de papel adhesivo colabora para retirar mayor cantidad de pelo del perro. Podemos utilizarlo también entre lavado y lavado, para mantener la cama del can lo más pulcra posible.

3. Hora de la limpieza: hoy la cama del perro

La cama del perro acumula todo lo que el can trae consigo tras los paseos por el parque: suciedad, barro e insectos, como pulgas y garrapatas. Limpiar la zona de descanso del can con regularidad es la forma más sencilla de proteger a tu peludo amigo (y al resto de la casa) de una infección.
Imagen: Cherrysweetdeal

La cama del perro debe pasar por la lavadora, al menos, una vez al mes. El programa elegido debe emplear agua caliente: de este modo, eliminaremos mejor la suciedad.

Antes de la lavadora, podemos poner la cama del perro a remojo en agua caliente y jabón, dentro de un barreño o en la bañera, si es muy grande. Este sencillo baño ayudará a eliminar más suciedad.

4. Cama del perro: secar bien

Si en casa tenemos secadora, podemos meter la colchoneta del can. Antes de aventurarse, sin embargo, hay que leer con atención la etiqueta del producto, para asegurarnos de que la colchoneta no se estropeará.

En caso contrario, habrá que secarla en el tendedero y, después, comprobar que ha perdido toda la humedad antes de volver a colocarla en casa.

5. Cama del perro: detergente 'dog-friendly'

Los perros también sufren alergias. Por ello, es importante asegurarse de que el detergente que utilizamos para lavar la cama del perro no daña su piel.

Una recomendación importante es evitar los productos con amoniaco para limpiar la cama del perro: la orina canina contiene amonio y, por ello, los productos con amoniaco pueden incitar al can a hacer sus necesidades sobre su cama.

Además, si su peludo compañero es de los que mordisquean su cama, será necesario recurrir a un detergente sin sustancias dañinas que pueda ingerir. Su veterinario será, en este caso, un aliado para elegir el mejor producto.

¿Cómo limpia usted la cama de su perro o perra? Puede compartir sus trucos e ideas en la sección de comentarios

RSS. Sigue informado

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones