Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Mascotas > Perros > Alimentación

Cómo alimentar a un perro demasiado delgado

Un perro desnutrido, al que se diferencian las costillas, precisa ingerir mayor cantidad de grasa y proteínas en su dieta

Un perro desnutrido o demasiado delgado necesita ingerir una mayor cantidad de grasa y proteínas a través de su dieta. Sin embargo, no hay que atiborrar al can muy delgado que lleve varios días sin comer: su estómago es más sensible al estiramiento y puede lastimarse. En este artículo se explica cómo alimentar a un perro muy delgado, cómo repartir las raciones de comida a lo largo del día y qué tipo de alimentos debe contener su dieta.

Perros muy delgados: ¿cómo alimentarles?

Las razones que hacen a un perro estar muy delgado o desnutrido son variadas. Un perro que se ha perdido o que ha sido abandonado puede pasar varios días sin comer, y reducir su peso de forma drástica.

El can, además, puede padecer una enfermedad o alojar parásitos. Y, en otras ocasiones, la delgadez extrema del perro está provocada por un trastorno nervioso.

Un perro que no come reduce la cantidad de glucosa de su sangre. Esta bajada de azúcares en la sangre del perro deteriora el funcionamiento de sus riñones, cerebro, corazón canino y músculos.

Un perro demasiado delgado no debe tener acceso continuo a la comida, es mejor ofrecerle cuatro raciones de alimento durante el día

La situación, además, se agrava con tiempo: al tercer día de hambre el metabolismo del perro se ralentiza, y al quinto sus propias reservas de grasa se convierten en su única fuente de energía.

Pero, ¿cómo hay que alimentar a un perro que está demasiado delgado? El primer impulso suele ser sobrealimentar al can. Sin embargo, esto no es lo correcto.

La alimentación del perro debe comenzar poco a poco y de forma gradual, sin permitir que el perro se harte. Además, hay que controlando el tiempo que el animal invierte en alimentarse.

Alimentar a un perro muy delgado: repartir la comida

El perro que ha sufrido un periodo de desnutrición no debe tener acceso libre al alimento, ni comer con libertad en estos momentos iniciales de realimentación, ya que pueden aparecer problemas serios de digestión.

El perro desnutrido, por el contrario, debe recibir una pequeña ración de comida cada seis horas, es decir, cuatro veces al día, en lugar de permitirle que se sacie en una sola ingesta de alimento.

El estómago de un perro que ha estado expuesto de forma prolongada a la falta de alimentos no se reduce, pero sí se vuelve más sensible a su estiramiento cuando ingiere comida. La sensibilidad a la expansión del estómago desaparece en torno a los cinco días de una realimentación adecuada del perro.

La cantidad de comida diaria del perro, además, debe ajustarse a su peso, por lo que se debe anotar el consumo del alimento del can y controlar que el perro ingiere el alimento que necesita.

También ayuda pesarle, al menos una vez a la semana, y registrar su peso. Más adelante, esto nos dará una idea de los kilos que el perro ha ganado.

Perro muy delgado: necesita grasas y proteínas

Imagen: CONSUMER EROSKI

El rechazo al alimento por parte del perro no siempre indica que el can no tiene apetito. Algunos perros acaban por acostumbrarse a un solo tipo de alimento, por lo que pueden llegar a rechazar otros sin importar cuánta hambre tengan.

Entonces, ¿cómo lograr que el perro demasiado delgado empiece a ingerir alimentos? Si se estima que el can ha sido privado de comida durante siete días o más, la dieta de realimentación que se le proporcione ha de estar compuesta sobre todo de grasa y, en menor medida, de hidratos de carbono.

La comida para alimentar al perro que sufre desnutrición debe tener una composición mineral adecuada, en especial fósforo, potasio y magnesio.

La cantidad de calorías de los alimentos no debe exceder de la que el perro consume en circunstancias normales. Es muy importante que el perro tenga libre acceso al agua, que es el nutriente más importante: una pérdida del 15% de agua implicaría su muerte por deshidratación.

Un perro muy delgado, sin embargo, puede aún rechazar la comida. ¿Qué hacer, entonces? Si un can se niega a comer croquetas secas, conviene mezclarlas con alimentos enlatados que hagan la comida más atractiva para el animal.

Estos suplementos húmedos contienen una cantidad de agua bastante mayor que la de grasas y proteínas, por lo que no es recomendable que estos se conviertan en el componente principal de la dieta de un perro que sufre desnutrición.

Perros con desnutrición: ingredientes de la dieta

El perro muy delgado necesita más grasas y proteínas en su comida, así como carnes y huevos duros

El primer ingrediente de la dieta de un perro muy delgado debe ser pollo, pavo, cordero o carne. Busque alimentos de calidad que tengan un contenido medio de grasa del 18%, y de proteínas entre un 28 y un 30%.

Los perros que necesitan ganar peso precisan una mayor cantidad de grasas en su alimentación, por lo que la adición de algunos alimentos ricos en proteínas a la dieta de su perro no presenta grandes inconvenientes.

Estos suplementos pueden incluir las carnes cocidas, sin los huesos, y los productos lácteos o huevos duros.

El perro no come por un trastorno nervioso

Los problemas de nutrición de su perro pueden deberse a un trastorno de tipo nervioso. Cuando esto ocurre, la prioridad ha de ser reequilibrar su química interna.

Si el nerviosismo del perro o can se trata, el animal no tardará en comer con normalidad. En cualquier caso, una rápida visita al veterinario o etólogo canino es crucial para un buen diagnóstico y la correcta realimentación del peludo amigo.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones