Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Mascotas

Gases en el perro, causas y soluciones

Una alimentación inadecuada, la ingesta compulsiva de comida y determinadas patologías son causas de gases en el perro, que se pueden prevenir

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 28 marzo de 2013

La flatulencia en el perro puede ser un problema serio. Sus consecuencias son similares a las provocadas en humanos: molestias intestinales y aromas desagradables, aunque -en los casos más graves-, un perro puede morir debido a una torsión de estómago derivada de los gases. En este artículo se explican las causas que provocan gases en el perro, algunos riesgos y las medidas de prevención.

Imagen: Kyuni786

El cúmulo de gases en el estómago e intestino del perro le provoca molestias. "Tendrá dolor abdominal, expulsará aire por la boca y el ano y, en los casos más graves, el abdomen estará muy duro y sufrirá cólicos y torsión de estómago", explica la veterinaria María Victoria Acha.

Pero, ¿a qué se deben los gases? Y, sobre todo, ¿cómo evitarlos?

Causas de gases en el perro

Los cachorros de perro tienen más tendencia a padecer gases

Las causas que provocan gases en el perro son varias. Están relacionadas con la alimentación, determinadas patologías y el estilo de vida del can.

Por un lado, algunos alimentos se relacionan con una digestión lenta y pesada. Esto hace que permanezcan más tiempo del adecuado en el intestino, lo que provoca gases al perro.

"Entre los alimentos que favorecen un exceso de gases en el perro destacan las legumbres", explica José Enrique Zaldívar, veterinario.

Además, los cambios en la dieta o incremento de la concentración de un componente de la misma también implican problemas. En especial, los carbohidratos y la fibra pueden propiciar flatulencia en el perro.

Los perros que comen muy rápido, asimismo, ingieren aire, lo que les provoca la acumulación de gases en el estómago. Este problema es más habitual entre los cachorros y los perros braquicéfalos (chatos). Los perros muy jóvenes, entre tres y 12 meses, son muy ansiosos al comer. Los braquicéfalos, como el bulldog tienen mala mordida, por lo que no mastican bien el alimento.

Patologías que provocan gases en el perro

Las dificultades respiratorias asociadas a perros de mucha edad, con enfermedades cardiacas o edema pulmonar (inflamación del tejido pulmonar) son también factores de riesgo para padecer flatulencia.

Además, el estilo de vida del perro, sobre todo si es muy mayor, puede ser un factor de riesgo frente a los gases. Por ello es recomendable la actividad física en el perro, pero nunca antes o después de comer.

Prevención de los gases en el perro

Imagen: 4Neus

La flatulencia en el perro se puede prevenir. Diversas pautas de alimentación ayudan a este propósito. Los perros con intolerancias alimentarias pueden padecer gases de manera más habitual, por lo que en estos animales es aún más importante ofrecer un un pienso de buena calidad para facilitar las digestiones.

Los piensos de gama alta (buena calidad) se caracterizan por una gran digestibilidad. En el caso de los perros que ingieren el alimento demasiado rápido, como los cachorros, son recomendables los comederos adaptados, con huecos especiales, para impedir que el animal ingiera demasiada cantidad de pienso en una sola comida.

En cuanto a los perros braquicéfalos, también hay piensos especiales para ellos. Sus croquetas tienen la forma y tamaño necesario para obligarles a masticar durante más tiempo, y evitan así que traguen aire.

Los perros que padecen afecciones respiratorias, problemas hepáticos o parásitos intestinales, es decir, patologías que implican la formación de gases, requieren tratamientos específicos para frenar los problemas de flatulencia.

Consecuencia de los gases en el perro

Los síntomas de un perro que padece flatulencia varían, según la gravedad de cada caso. Además de la expulsión de gas a través de la boca y el ano, un can puede experimentar pérdida de peso, vómitos o diarrea.

Los casos más graves de cúmulo de gases en el perro pueden causar la muerte del animal

En otros casos más graves, el perro puede sufrir cólicos, dolor y dureza abdominal, junto con una dilatación del estómago (timpanismo) que puede provocar su muerte.

¿Cómo reconocer a un perro con problemas de gases? El can con gases se mostrará apático, inapetente y decaído. Frente a estas molestias, se apoyará en el suelo para buscar alivio de dos formas: acercará el abdomen para sentir frío.

O se tumbará con una curiosa postura, llamada de mahometano, que consiste en apoyar las patas delanteras en el suelo y mantener los cuartos traseros levantados.

Gases, una patología habitual entre los canes

En las clínicas veterinarias, la flatulencia entre los perros se engloba en las patologías gastrointestinales. Estas enfermedades son las más tratadas en las consultas. Suponen un 75% de los casos que se atienden cada año.

Los perros jóvenes son los que padecen gases con mayor frecuencia, debido a su carácter impulsivo. Este se traduce en la ingesta compulsiva de los alimentos y, por tanto, en la entrada simultánea de aire.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto