Asociaciones ecologistas piden aumentar las medidas de conservación de la Antártida

Su intención es que el continente helado llegue a ser declarado Parque Mundial
Por mediatrader 16 de junio de 2003

Coincidiendo con la XXVI reunión consultiva del Tratado Antártico, que se está celebrando del 9 al 20 de junio en Madrid, las organizaciones ecologistas ASOC, Greenpeace y WWF/Adena han solicitado una mayor protección para el continente helado con su declaración como Parque Mundial.

La necesidad de conservación de este patrimonio ecológico de la humanidad choca con los intereses comerciales de muchos países. El continente blanco siempre ha sido objeto de deseo por sus enormes recursos marinos y minerales. Pero desde la firma del Tratado Antártico en 1959, la Antártida se convirtió en el único continente desmilitarizado, libre de energía nuclear y dedicado a la investigación científica y a la cooperación internacional.

En 1991 se firmó el Protocolo de Madrid, que establecía medidas integrales de protección ambiental para el continente que incluían la prohibición de las actividades mineras durante al menos cincuenta años. Sin embargo, este protocolo no se ha aplicado de la forma más adecuada, ya que, si bien se han defendido los ecosistemas terrestres, no se han hecho controles estrictos en la explotación de los recursos vivos en el mar, con lo que una buena parte de la riqueza natural de la Antártida ha quedado desprotegida, según los grupos ecologistas.

Ante esta situación, ASOC, Greenpeace y WWF/Adena apuestan por incrementar la protección del espacio acuático frente a la creciente presión de la industria pesquera internacional, así como por prevenir la comercialización de la región antártica y preservar los propósitos fundacionales del Tratado Antártico y del Protocolo de Madrid. El objetivo es asegurar un futuro sostenible para el continente, que sus valores científicos, estéticos y ambientales subsistan para próximas generaciones.