Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Bruselas financiará con 18,5 millones de euros los proyectos para la introducción de transporte público ecológico

Varias ciudades -entre ellas, Madrid y Barcelona- pretenden fletar para 2003 al menos tres autobuses propulsados por hidrógeno

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 3 enero de 2002
La Unión Europea (UE) ha decido destinar un total de 18,5 millones de euros (3.078 millones de pesetas) a financiar la iniciativa de varias ciudades europeas -entre ellas, Madrid y Barcelona- de introducir transporte público urbano limpio o ecológico.

Este proyecto llamado CUTE (siglas inglesas para Transportes Urbanos Limpios para Europa) viene enmarcado en el quinto Programa Marco de Investigación y Desarrollo de la UE. En él participan, además de las dos ciudades españolas, Amsterdam, Estocolmo, Luxemburgo, Londres, Oporto y las alemanas de Hamburgo y Stuttgart.

El objetivo de estas ciudades es fletar para 2003 al menos tres autobuses urbanos propulsados con pila de combustible de hidrógeno, en lugar del tradicional motor de explosión de gasoleo que llevan incorporado actualmente.

Gracias a esta financiación otorgada por la UE ya se han encargado los autobuses que utilizarán el hidrógeno como combustible a la empresa alemana EvoBus, que los entregará a lo largo de 2003. Estos vehículos tendrán capacidad para 70 personas, alcanzarán una velocidad de 80 kilómetros por hora y tendrán unas prestaciones similares a los autobuses tradicionales.

Las principales ventajas de estos autobuses es que no producen contaminación acústica y que, en condiciones idóneas, sólo emiten vapor de agua a la atmósfera. Todo esto es posible gracias a que en el motor del vehículo no se produce combustión alguna, sino una reacción química del hidrógeno y del aire de la atmósfera. Esta reacción se controla mediante un sistema de pilas de combustible, que liberan la energía en forma de electricidad.

El mayor inconveniente que presentan estos vehículos es su precio: 1,32 millones de euros (220 millones de pesetas), según el boletín Hydrogen and Fuel Letter, que publica la industria automovilística estadounidense en la Red. A esto hay que añadir el dinero que se tendrá que gastar en infraestructuras, especialmente en la construcción de estaciones de servicio.

El primero de estos vehículos ecológicos será probado en Barcelona. Para a finales de este año que acaba de comenzar está previsto que dos de estos autobuses comiencen a dar servicio en la ciudad condal.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones