Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Cada año se quedan sin reciclar en España 36 millones de toneladas de escombros

Este material se vierte directamente sin ningún tratamiento, con el consiguiente impacto ambiental

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 31 marzo de 2003
Mientras que miles de españoles se esfuerzan a diario en separar en sus hogares la basura que generan con el objetivo de minimizar su impacto en el medio ambiente, el sector de la construcción abandona cada año en España 36 millones de toneladas de escombros sin que se sometan a la mínima tarea de una selección previa, según los últimos datos del Gremio de Entidades del Reciclaje de Derribos (GERD). De esta cantidad, sólo se recicla un 2%, y el 98% restante se destina directamente al vertido sin ningún tratamiento, con el consiguiente despilfarro de recursos naturales, colapso de vertederos e impacto paisajístico, cuando no contaminación.

La ausencia de la separación de las materias a pie de obras o de los derribos, provoca que muchos de los vertederos donde luego van a parar estos residuos exhalen humo y generen lixiviados, pruebas fehacientes de que entre los escombros hay material que no es inerte y que, por tanto, puede contaminar los acuíferos.

Abel Cucurella, presidente del GERD, reclama que la separación de los escombros se realice en origen o que su coste sea repercutido en las tarifas del vertido, al tiempo que pide al Ministerio de Fomento que los áridos reciclados se utilicen en las obras públicas, tal y como se hace en la Unión Europea (UE). El gremio asegura que el 54% de los 36 millones de toneladas generadas en España puede ser reciclado, un 41% podría destinarse a la restauración de vertederos inertes y el 5% restante puede ser tratado en plantas de residuos especiales.

Conceptos como la deconstrucción y la valorización o reciclaje constituyen la base de una industria floreciente en Europa y aún incipiente en nuestro país. En la Europa de los Quince se reutiliza una media del 28% de los residuos procedentes de demoliciones para bases de carreteras y hormigones no estructurales, además de todo tipo de obras públicas, como escolleras portuarias o relleno de canteras.

Holanda, con el 90%, es el país líder en este tipo de reciclaje, al que sigue Bélgica con el 87%, Dinamarca (81%) o Finlandia y Reino Unido con un 45%. La falta de tratamiento adecuado en España, el cuarto de Europa donde más se construye, además del despilfarro, contamina directamente el territorio. "Buena prueba de ello es el humo y los lixiviados o líquidos que generan los vertederos supuestamente dedicados en exclusiva a material inerte", afirma Cucurella.

Directivas

La Comisión Europea ha desarrollado una serie de directivas en las que pone énfasis en la eficiencia del reciclaje como método para ahorrar recursos naturales no renovables y en el control de los escombros para evitar la presencia de residuos peligrosos.

El portavoz gremial asegura que las empresas asociadas han generado un parque de 30 plantas de reciclaje, cantidad que se verá doblada en el plazo de un año. En 2004 se habrá elevado a 9 millones de toneladas anuales la capacidad de producción de áridos reciclados, lo que equivale al 25% de los 36 millones de toneladas que anualmente produce la construcción española.

El gremio defiende que la separación se realice a pie de obras y derribos, de forma que el material no llegue mezclado a los vertederos controlados o a las escombreras. La selección "in situ" no incide económicamente tanto sobre la deconstrucción como en el destino de los residuos. De no proceder así, el gremio asegura que los costes de la separación de la carga de los camiones deberán ser repercutidos en el empresario de derribos. El objetivo es que el sector realice la separación en origen, única garantía de que la valorización del material y de que los vertederos dejen de producir lixiviados.

Cucurella asegura que la normativa administrativa se cumple, pero ciertas prácticas permiten que residuos no inertes sean enterrados como si lo fueran. Del 3 al 6 de abril, Pamplona acogerá el Congreso Internacional Interforum del Reciclaje de Residuos de la Construcción y Derribos, así como el primer congreso nacional del mismo sector.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones