Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente > Energía y ciencia

El control medioambiental de la industria química: proyecto REACH

Una propuesta a debate en el Consejo y en el Parlamento Europeo

Pros y contras de la industria química

Cada día dependemos más en nuestra vida cotidiana de los productos derivados de la industria química, no hay más que pensar en la cantidad de plásticos de los que estamos rodeados. Según datos de la Federación Empresarial de la Industria Química Española (FEIQUE), el sector químico proporciona sólo en Europa más de 6 millones de empleos y genera el 75% del superávit de la balanza comercial de la UE. Por su parte, en España, existen 3.700 empresas que generan el 10% del PIB y más de 500.000 empleos, y situará su valor de producción por encima de los 34.300 millones de euros en 2004.

En opinión de algunos expertos, la producción de productos químicos peligrosos ha aumentado durante la última década, si bien es muy complicado en general demostrar el efecto real que dichas sustancias están produciendo sobre el medio ambiente y la salud humana. Por si esto fuera poco, las sustancias químicas pueden estar presentes de manera simultánea en el medioambiente, produciéndose exposiciones múltiples y a lo largo de la vida de la persona que pueden provocar efectos aún peores. Asimismo, el control que se realiza sobre estos productos es en ocasiones insuficiente: sólo un 3% de las sustancias químicas producidas de manera masiva (más de 1.000 toneladas por año) han sido evaluadas totalmente, mientras se desconocen los problemas que pueden causar las restantes 75.000 sustancias producidas en menores cantidades en el mercado europeo.

Un informe publicado recientemente por la organización conservacionista WWF/Adena muestra el impacto que un amplio grupo de productos químicos de uso común está teniendo para los consumidores y el medio ambiente. El citado informe cita como nuevos tóxicos peligrosos a compuestos utilizados en la producción textil, envasado de alimentos, productos electrónicos y revestimientos antiadherentes como el teflón, entre otros, y que podrían provocar enfermedades como el cáncer, dañar el sistema inmune, ocasionar problemas de conducta, alteraciones hormonales o incluso cambios de sexo en algunas especies animales.

Asimismo, el lugar habitual de trabajo es uno de los ámbitos donde más se hacen notar los efectos de los productos químicos. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) considera que en todo el mundo se producen al año más de 440.000 muertes relacionadas con las sustancias químicas en los lugares de trabajo. Por su parte, un estudio encargado por la Comisión Europea sobre la salud laboral calculaba que las sustancias químicas causan alrededor de 32.500 muertes por cáncer al año.
Por tanto, una de las misiones más importantes y difíciles de los responsables institucionales europeos es la de velar equitativamente por la salud y seguridad de los ciudadanos, sin descuidar los intereses económicos de los empresarios del sector.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 4]
  • Ir a la página siguiente: El proyecto REACH »

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones