Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

La Convención Cites rechaza la propuesta para prohibir el comercio del atún rojo del Atlántico

La biomasa de esta especie se ha reducido un 75% en medio siglo en las áreas más importantes donde habita

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 24 marzo de 2010
La conferencia trianual de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) rechazó la semana pasada en Doha (Qatar) la propuesta de prohibir el comercio internacional del atún rojo del Atlántico. La advertencia partió de Mónaco, que propuso incluir esta especie (Thunnus thynnus) en el anexo I de especies protegidas de la CITES.

En medio siglo, sobre todo en la última década, la biomasa de este pez se ha reducido un 75% en las áreas más importantes donde habita. No obstante, a pesar de advertir de que en pocos años podría desaparecer, la propuesta de Mónaco sólo recibió 20 votos a favor y 68 en contra -30 naciones se abstuvieron-.

El atún rojo del Atlántico, de la familia de los escómbridos, habita en el Atlántico norte y aguas adyacentes, de manera particular en el Mediterráneo, así como en el Atlántico oeste, aunque en este último caso en menor cantidad. Japón es uno de los principales consumidores de ese pescado y el principal importador. Es muy apreciado en Japón para hacer sushi y sashimi, una costumbre que cada día se extiende más por el mundo. La delegación nipona es una de las que había expresado más oposición a que la CITES incluyera esa especie en el Anexo I de animales protegidos.

Tampoco tuvo éxito una posición intermedia, llevada por España en nombre de la Unión Europea (UE), que apoyaba la inclusión del atún rojo en el anexo I de la CITES, pero que aplazaba la aplicación de esa medida hasta mayo de 2011. La propuesta europea recibió 43 votos a favor, 72 en contra y 14 abstenciones.

Este aplazamiento pretendía postergar la medida hasta que se reúna toda la información sobre las existencias mundiales del atún rojo cuando se complete la temporada de capturas de este año. La propuesta europea insistía en que, antes de que se aplicara la prohibición del comercio del atún rojo, se conociera la situación real a partir de los datos que reúna la Comisión Internacional para la Conservación del Atún del Atlántico (ICCAT, en sus siglas en inglés) y los presente en la reunión anual de noviembre próximo.

La votación se llevó a cabo en un comité de la CITES, como parte de la conferencia del organismo que comenzó el pasado día 13 y que se cerrará mañana, 25 de marzo. Todavía existe la posibilidad de que la petición de Mónaco sea llevada mañana al plenario de la conferencia si la presenta una de las partes y recibe el apoyo de otra.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones