Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

La masa forestal del Pirineo catalán crece diez veces más que las talas

Las causas de este avance son el abandono de las zonas agrícolas y del mundo rural

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: domingo 7 julio de 2002
El Pirineo catalán crece de forma imparable. La masa forestal pirenaica de la zona de Cataluña aumenta casi 10 veces más que la tala, lo que pone de manifiesto la imparable progresión de las masas boscosas, según la Asociación de Profesionales Forestales (Profor).

Según el presidente de esta organización, Francisco Cano, quien participó ayer en unas jornadas medioambientales en la localidad de Prullans (Lleida), el bosque avanza a razón de unas 12.000 hectáreas arboladas. Una evidencia de este fenómeno es que el bosque aparece cada vez más en los valles, explicó Cano.

Las causas de este avance se deben, según este experto, al abandono del mundo rural y de las zonas agrícolas, así como a la desaparición de zonas de pastos y a las repoblaciones llevadas a cabo en las últimas décadas.

El volumen de madera acumulada en el Pirineo aumenta en unos 560.000 metros cuadrados cada año, mientras que las talas rondan los 60.000 metros cuadrados. La recuperación de los bosques pirenaicos es un hecho y no se parece nada a la dramática situación que vive la selva Amazónica, dijo Cano.

No obstante, este crecimiento se ha producido sin una verdadera gestión forestal, por lo que muchas zonas se hacen inaccesibles, se llenan de árboles que no tienen espacio para crecer. Además, los bosques viejos de la misma edad y en gran superficie sufren problemas sanitarios, plagas y enfermedades, fruto de los ataques de las plantas parasitarias y los hongos, que se ensañan en el bosque viejo, apuntó el presidente de Profor.

El actual crecimiento de bosque es ideal para aprovechar mejor la madera, lo que permitiría a la vez diversificar la opción económica decantada hacia el desarrollo turístico en el Pirineo. Sin embargo, la realidad es que en 30 años ha bajado drásticamente el aprovechamiento de los bosques y el precio de la leña. La madera que se extrae del Pirineo catalán se destina en un 80% a la fabricación de palés de distribución comercial, mientras se espera la implantación de la ecocertificación para prestigiar las prácticas correctas.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones