La ONU advierte de los efectos del cambio climático sobre los ecosistemas de hielo y nieve

Un informe indica que faltará agua para beber y cientos de especies podrían desaparecer
Por mediatrader 5 de junio de 2007

El cambio climático no es ninguna broma. El calentamiento de la tierra ya es un hecho y ello afectará a cientos de millones de personas en todo el mundo, según advierte un informe del Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA).

«Sólo la pérdida de nieve y de los glaciares de las montañas de Asia afectaría a aproximadamente el 40% de la población mundial», indica este trabajo, publicado por el PNUMA con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente, que se celebra hoy.

Este informe, que lleva por título «Perspectiva Global sobre la Nieve y el Hielo», analiza las tendencias actuales y posible evolución futura de glaciares, ríos y lagos helados. «El cambio climático es un círculo vicioso en lo que respecta a estos ecosistemas: temperaturas más altas llevan a menos hielo y nieve y ello causa que la tierra y el mar tengan que absorber más luz solar, lo que aumenta aún más las temperaturas», explica Christian Lambrechts, uno de los autores del estudio.

Sin agua para beber

El PNUMA prevé cambios sustanciales en la disponibilidad de agua para beber y para riego, así como un aumento de los niveles del mar, cambios en los patrones de circulación del agua en los océanos, y la desaparición de cientos de especies de flora y fauna que sobreviven en dichos ecosistemas.

El Ártico, por ejemplo, ya se está calentando casi al doble de velocidad que el resto del mundo, y en muchas áreas las zonas montañosas también están registrando aumentos de temperatura más mayores que en los terrenos a baja altitud.

Asimismo, los tres glaciares que hay en África -en el Monte Kenia, el Kilimanjaro (Tanzania) y las montañas Rwenzori de Uganda- han perdido ya el 82% de su superficie y es muy posible que los glaciares del Kilimanjaro desaparezcan por completo en 20 años.

En la Antártida y Groenlandia, las altas temperaturas han provocado el deshielo de varias capas provocando un aumento del nivel del mar de algo menos de 20 centímetros entre 1870 y 2001.