Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Los efectos del cambio climático continuarán, al menos, hasta el año 3000

Un equipo de investigadores de Canadá prevé que se registrará un colapso de la capa de hielo de la Antártida y un aumento en el nivel del mar de, al menos, cuatro metros

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 11 enero de 2011
El clima de la Tierra experimentará efectos imparables, por lo menos, durante los próximos 1.000 años, a causa del impacto del aumento de los niveles de CO2 en la atmósfera, según las previsiones de un equipo de investigadores del Centro Canadiense de Modelización y Análisis del Clima y la Universidad de Calgary. Se registrará un colapso de la capa de hielo de la Antártida Occidental para el año 3000 y un eventual aumento en el nivel global del mar de, al menos, cuatro metros, pronostican.

Publicado en la edición digital de "Nature Geoscience", este estudio incluye la primera simulación completa de los modelos climáticos para hacer predicciones a 1.000 años. Estos modelos se basan en el mejor de los casos posibles, con escenarios de "cero emisiones". "Hemos creado una serie de escenarios", explica el doctor Shawn Marshall, profesor de Geografúa y miembro de la Cátedra de Investigación en Cambio Climático y la Universidad de Calgary. "¿Qué pasaría si dejo de usar por completo los combustibles fósiles y no pongo más CO2 en la atmósfera? ¿Cuánto tiempo tomaría entonces revertir las actuales condiciones climáticas?", se pregunta.

El Hemisferio Norte evoluciona mejor que el Hemisferio Sur en las simulaciones por ordenador, con los patrones del cambio climático invertidos en el plazo de 1.000 años en lugares como Canadá. Al mismo tiempo, partes de África del Norte sufren desertificación y el océano se calienta por encima de cinco grados fuera de la Antártida, lo que hace probable que se desencadene un colapso generalizado de la capa de hielo de la Antártida Occidental, una región del tamaño de las praderas canadienses.

Estos científicos creen que una de las razones de la variabilidad entre el norte y el sur es el lento movimiento de agua de los océanos desde el Atlántico Norte en el Atlántico Sur. "El océano mundial y las partes del Hemisferio Sur tienen una inercia mucho mayor, de modo que el cambio se produce de forma más lenta", dice Marshall. "La inercia de las corrientes oceánicas intermedias y profundas de conducción en el Atlántico Sur hace que los océanos sólo ahora comiencen a calentarse como resultado de las emisiones de CO2 del siglo pasado. La simulación mostró que el calentamiento continuará en lugar de detenerse o revertir en una escala de tiempo de 1.000 años", apunta.

También las corrientes de viento en el Hemisferio Sur podrían tener un impacto. Marshall afirma que los vientos globales en el sur tienden a fortalecerse y se mantendrán fuertes. "Esto aumenta la mezcla en el océano, con lo que llegará más calor de la atmósfera hacia el océano". Los investigadores comenzarán a investigar el impacto de la temperatura ambiente en la temperatura del océano para ayudar a determinar la velocidad a la que la Antártida Occidental podría desestabilizarse y cuánto tiempo puede llevar que se disuelva completamente en el agua.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones