Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Mareas negras

La catástrofe del golfo de México ha puesto en evidencia el peligro de las plataformas petrolíferas en alta mar

img_marea negra

“Catástrofe nacional”. Así ha calificado el Gobierno de EE.UU. a la marea negra que sufre este país y que lleva camino de convertirse en el peor accidente ambiental de su historia. La plataforma petrolífera siniestrada en el golfo de México ha mostrado los riesgos de este tipo de extracción, de la que España no se halla a salvo. Las consecuencias de un vertido de crudo, en especial en un frágil ecosistema de gran biodiversidad, pueden ser muy nocivas y durar décadas. Las tareas de recuperación son muy costosas y no restablecen del todo la situación original. Para evitar estos accidentes, algunos expertos reclaman cambiar de sistema energético y más medidas de seguridad.

El peligro de las plataformas petrolíferas

/imgs/2010/05/marea-negra01.jpg

La plataforma Deepwater Horizon, perteneciente a la compañía British Petroleum (BP), explotó el 22 de abril a unos 75 kilómetros de la costa de Louisiana, en el golfo de México. A medida que se conocen más datos, se cree que el escape es diez veces mayor de lo que parecía al principio. La petrolera BP ha admitido que el pozo averiado podría arrojar unos 9,6 millones de litros de crudo diarios. Esta cantidad podría convertir a esta marea negra en la peor de la historia de EE.UU. El Gobierno ya lo ha calificado como “catástrofe nacional”.

BP aseguraba en 2009 que un accidente en el golfo de México era “muy poco probable o imposible”España no está libre de poder sufrir este tipo de impacto ambiental. En la actualidad, hay concesiones de explotación o exploración de hidrocarburos en distintas zonas de la costa cantábrica, mediterránea, el golfo de Cádiz y Canarias, como señala un mapa del Ministerio de Industria (MICYT).

El accidente del golfo de México ha puesto en evidencia la seguridad de las plataformas petrolíferas. BP envío al Gobierno de EE.UU en 2009 un análisis de impacto ambiental en el que afirmaba que un accidente que pudiera dañar el litoral, las costas y la fauna de los estados del golfo de México era “muy poco probable o imposible”. Además, los responsables de las plataformas de esta zona aseguran contar con la experiencia y los medios técnicos más avanzados del mundo. Por ello, el desastre pone en una situación delicada a los defensores de extraer petroleo en mar abierto frente a las costas estadounidenses, una posibilidad que se ha debatido en los últimos años con más intensidad.

/imgs/2010/05/plataforma01.jpgEl Gobierno estadounidense ha señalado que BP tendrá que hacer frente a los gastos que se deriven del vertido. Se estima que el costo de la operación de arreglar el pozo y de combatir los daños causados ascenderá a más de 3.000 millones de dólares. Desde el Gobierno también se ha señalado que no se permitirán nuevas zonas de perforación, al menos, hasta después de revisar el derrame.

La catástrofe también se ha cobrado víctimas humanas. En la explosión murieron once operarios, que se suman a las 688 personas que han perdido la vida en accidentes de plataformas petrolíferas marinas en los últimos 30 años. Todavía no se ha dado una versión oficial de las causas, pero se cree que podría haber sido una explosión de gas inflamable, al igual que en la mayoría de los 858 incendios ocurridos desde 2001 en las plataformas del golfo de México.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones