Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Pingüinos en peligro

Varias especies han disminuido en gran número y diversos estudios apuntan a su casi desaparición a mediados de siglo

El cambio climático, la pesca industrial o la destrucción de su hábitat están poniendo en peligro a gran parte de las especies de pingüinos. Así lo consideran diversos estudios, que alertan de la desaparición de millones de ejemplares en todo el mundo, un fenómeno que se podría acelerar en las próximas décadas. Por ello, los expertos solicitan más estudios e iniciativas que permitan impedirlo.

La población de pingüinos Adelia y Emperador podría reducirse entre un 50% y un 75% para mediados de siglo en la zona continental de la Antártida. Así lo ha asegurado WWF/Adena en un estudio presentado recientemente en Barcelona durante el Congreso Mundial de la Naturaleza.

La población de pingüinos Adelia y Emperador podría reducirse entre un 50% y un 75% para mediados de siglo en la zona continental de la Antártida

El informe, titulado "Cambio Climático en la Antártida", apunta precisamente a este problema como principal causa. Los autores de la investigación, coordinados por el ecologista argentino Juan Casavelos, pronostican para 2042 el aumento de la temperatura en dos grados, lo que provocará la reducción de la banquisa (el hielo flotante que se forma del agua del mar) en el océano Austral, esencial para la cría y alimentación de dichas especies. Al romperse esta superficie, cada vez más fina, muchos huevos y pollos desaparecen antes de poder valerse por sí mismos. Además, el aumento de la temperatura produce más humedad, y con ello más nieve, lo que reduce la cantidad de terreno libre para criar.

Los autores del estudio aseguran que los efectos del calentamiento global ya se notan en la actualidad, citan el caso de una colonia de pingüinos Adelia cuya población ha disminuido un 60% en los últimos 25 años y otra de pingüinos Emperador que ha descendido de 250 a diez parejas. Por ello, Casavelos reclama un nuevo acuerdo contra el cambio climático mucho más exigente que el Protocolo de Kyoto, de manera que se pueda evitar la extinción de estos animales.

A principios de año, un estudio publicado en la revista "Proceedings of the National Academy of Sciences" (PNAS) revelaba que los pingüinos rey de la Antártida (segundos en tamaño después de los pingüinos emperador) también se encuentran amenazados por el cambio climático. Los investigadores, del Centro Nacional de Investigación Científica de Francia (CNRS en sus siglas francesas), descubrieron que las presas de esta especie, fundamentalmente peces y calamares, habían disminuido como consecuencia del aumento de la temperatura superficial del mar. Los expertos del CNRS afirmaron que la población de pingüinos rey en la Antártida, estimada en más de dos millones de parejas reproductoras, podría reducirse en un 9% por cada 0,26 grados que suba la temperatura de la superficie marina.

Varias especies en peligro

Hace unos meses, un estudio publicado en la revista Bioscience alertaba también del descenso de las poblaciones de pingüinos Emperador y Adelia en la Antártida. Su autora, la bióloga de la Universidad de Washington P. Dee Boersma, lleva investigando durante más tres décadas a estos animales en varios lugares del mundo, y asegura que la disminución del número de ejemplares se está notando en especies de todo el planeta.

En este sentido, los datos de Boersma son reveladores: la colonia de cría de pingüinos de Magallanes, la más grande del mundo, en la costa atlántica de Argentina, ha disminuido a la mitad en unos 30 años; los pingüinos africanos han descendido en un 4% en un siglo; los pingüinos de las Islas Galápagos son ahora un cuarto de la población que había en los años 70; el número de pingüinos Adelia y de los de la especie Pygoscelis antarctica que viven en la Península Antártica ha disminuido en un 50% desde mediados de los años 70; mientras que otras especies en África, América del Sur, Australia, Nueva Zelanda y las Islas Malvinas también han sufrido declives significativos.

En opinión de esta experta de la Universidad de Washington, los pingüinos sirven como centinelas para comprobar que el medio ambiente sufre cambios radicales. Por ello, solicita un amplio esfuerzo internacional para estudiar de manera regular las colonias más grandes de cada especie, ya que en muchos casos apenas se cuenta con datos al respecto.

El informe "Pingüinos antárticos y cambio climático", también de WWF/Adena, dado a conocer el año pasado en la cumbre de Bali sobre el cambio climático, indicaba que las cuatro poblaciones de pingüinos que se reproducen en el continente antártico están sometidas a presiones cada vez mayores. Además del pingüino Emperador y el Adelia, el estudio citaba también los casos de otras especies. En este sentido, se apuntaba a una disminución del 30% al 66% en algunas colonias de pingüino barbijo como consecuencia de la reducción del krill, principal alimento de esta especie. Por otra parte, también se hablaba de la importante reducción del pingüino de pico rojo, cada vez más dependiente del krill al haber desaparecido sus presas habituales a causa de la sobrepesca.

Asimismo, la Lista Roja 2008 de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) recoge en su base de datos 18 especies de pingüinos, de las que siete se encuentran en estado "vulnerable", cuatro en "peligro" y dos especies estarían "próximas a la vulnerabilidad". Las demás especies registradas se encuentran en la categoría de "mínima preocupación".

Principales amenazas

Boersma enumeraba en su estudio las principales amenazas para la supervivencia de estas especies: la reducción del hielo del mar por el incremento de las temperaturas en la región antártica, la sobrepesca, la minería, la urbanización frenética del litoral, las explotaciones petroleras, el turismo y fenómenos como El Niño. En algunos casos, como en las especies de pingüinos papúa y Adelia, el incremento de la nieve y la lluvia ha reducido su capacidad de cría. Por su parte, la falta de guano, la recogida de huevos, la sobrepesca y los vertidos de petróleo amenazan la supervivencia de las especies de las Galápagos, Perú y África.

Por su parte, el informe de WWF/Adena de 2007 recogía como otra amenaza la propia lucha por la supervivencia entre especies: los pingüinos barbijo y de pico rojo, que soportan mejor el calor, compiten ya con el pingüino Adelia en su territorio.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto