Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente > Energía y ciencia

Purines

El exceso de excrementos porcinos se ha convertido en un problema medioambiental

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 24 octubre de 2002

La carne de cerdo y todos sus derivados ocupan un lugar privilegiado entre los productos alimenticios más consumidos por la sociedad española. Todas las partes de su cuerpo cumplen una finalidad, excepto los purines o excrementos porcinos. El exceso de purín en las granjas deja de ser considerado abono para convertirse en una carga contaminante de graves consecuencias. ¿Qué hacer con los purines que sobran? La Administración Pública defiende la instalación de plantas de tratamiento de purines como la solución más efectiva al problema, primando la obtención de energía eléctrica. El sector ganadero, principal afectado por el problema, pone en entredicho la efectividad de esta medida al considerar muy elevado su coste y cuestiona el cumplimiento de las leyes pertinentes.

10 millones de toneladas de excedente

Purín es la mezcla de los excrementos sólidos y líquidos del ganado, las aguas residuales y los restos de comida de los cerdos. Es lo que tradicionalmente se ha utilizado como abono en la agricultura, una vez almacenados y vertidos los excrementos a terrenos de cultivo, para su fertilización. El problema se localiza en las zonas en las que hay una ganadería intensiva. En ellas, la cantidad de abono generado puede resultar contaminante. El purín generado en estos momentos se estima en casi 40 millones de toneladas anuales, de las que más de 10 millones son excedente. Estas cifras alarman al sector porcino español, un área productiva de gran trascendencia desde el punto de vista económico y social. La cría de ganado porcino en España factura anualmente más de 600.000 millones de pesetas, lo que supone el 14% de la producción final agro-ganadera y el 1% del Producto Interior Bruto español. El 19% de la producción europea se hace en España, desde donde se exportan 300.000 toneladas de carne al año.

El ganadero que desde siempre se ha dedicado a la producción de ganado porcino se ha preocupado más porque sus cerdos engorden que por sus excrementos. Nunca le importó la concentración de sus residuos en una determinada zona al considerarlos, equivocadamente, un bien natural, un abono fértil para la tierra, incluso se llegó a pensar que cuanto más abono mejor para la tierra. Sin embargo, cuando la Administración pública española y la europea toman medidas informando del peligro medioambiental que supone el exceso de purines, los ganaderos ven peligrar, por primera vez, la rentabilidad de sus granjas. Así, se toman las primeras medidas para hacer frente a los siguientes problemas:

  • Exceso de nutrientes (nitratos, fósforo y potasio) frente a las necesidades de fertilización del suelo agrícola en las zonas ganaderas.
  • Contaminación por nitratos de las aguas continentales en las zonas vulnerables (zonas contaminadas).
  • Existencia de un residuo voluminoso, en su mayoría agua.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 4]
  • Ir a la página siguiente: Quien contamina paga »

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones