Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Motor > Educación y seguridad vial

Atascos y accidentes

El cansancio, el mal humor y las prisas influyen negativamente en la conducción

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 28 diciembre de 2005

La siniestralidad en la carretera durante las fiestas navideñas es noticia cada año generalmente porque aumenta respecto a años anteriores. Según la Dirección General de Tráfico, alrededor de 200 personas perecen anualmente durante esas fechas por accidente de tráfico debido a las malas condiciones climáticas, especialmente al hielo y a la niebla. ¿Cómo evitarlo? La DGT recomienda que los conductores sean precavidos, que respeten las normas de circulación y extremen las precauciones los próximos fines de semana. ¿Qué pautas hay que seguir antes de iniciar la ruta? En primer lugar es necesario informarse del estado de las carreteras, revisar el vehículo antes de emprender el viaje y afrontar descansados y con paciencia y tranquilidad las probables retenciones en las vías de entrada y salida de las grandes ciudades. Como recomendación general, se aconseja utilizar el sentido común, conducir con prudencia, vigilar la distancia de seguridad, llevar cadenas y moderar la velocidad.

El factor humano y otros más

A lo largo del año hay determinadas fechas que se caracterizan sobre todo por los atascos que se forman en las vías de acceso y salida de las grandes ciudades. Los días más señalados de la Navidad son propicios a estas retenciones, debido a los millones de desplazamientos que se producen para hacer realidad los encuentros familiares, la celebración de banquetes y cotillones, las compras y el intercambio de regalos.

/imgs/2006/12/atasco3.jpg

La Dirección General de Tráfico asegura que cada año en estas fiestas perecen alrededor de 200 personas en los accidentes de tráfico. Además, los días de mayor volumen de circulación vienen frecuentemente acompañados de condiciones meteorológicas adversas que hacen sumamente complicada la conducción. El 31 de diciembre es un día “especialmente peligroso”, advierten desde la DGT. El pasado puente de la Constitución y la Inmaculada murieron 98 personas en las carreteras españolas, de ellos un tercio no llevaba puesto el cinturón de seguridad y casi la mitad circulaba a velocidad “inadecuada”. Al presentar este trágico balance, el subdirector de Circulación de la DGT, Federico Fernández, recordaba que el conductor ha de ser consciente de que la velocidad adecuada “puede ser bastante inferior” a la máxima permitida.

Un ejemplo “muy claro”, según la DGT, de que “no se circula a la velocidad adecuada” fue lo ocurrido este puente en la A-6 a su paso por Betanzos (La Coruña), donde en medio de una intensa niebla se registraron dos colisiones múltiples con 34 vehículos implicados en los dos sentidos de la carretera. Murieron tres personas y 14 resultaron heridas leves. “Lo importante es llegar”. Si nos encontramos con una gran caravana, lo mejor es armarse de paciencia y tranquilidad. Ésta es la recomendación del Real Automóvil Club de Cataluña (RACC). Desde esta entidad, Fernando Santamaría advierte de que “el mal humor y la desesperación” no deben influir en la conducción, a pesar de que gran parte de los vehículos “salen a la carretera a la misma hora”.

Ante las más que probables retenciones, Santamaría considera “imprescindible” que el conductor no pierda el control del automóvil en ningún momento, algo que conlleva “guardar la distancia de seguridad” y “no cometer acciones bruscas con el acelerador o con el freno”, ya que pueden sorprender al resto de automóviles y provocar situaciones de peligro.

El doctor Carlos Martín, médico de atención primaria y profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona, además de experto en prevención de accidentes, asegura que algunos conductores sufren auténticos trastornos de personalidad. Algunos conductores sufren auténticos trastornos de personalidad “El hecho de enfrentarse a la frustración de tener que esperar en una cola, en ocasiones después de varias horas de trabajo o de conducción, puede alterar el carácter de algunas personas”. Conocer de antemano si se posee este perfil, algo que debiera hacerse con ayuda del médico de cabecera si éste dispusiera de los datos sobre el índice de accidentes sufridos por sus pacientes -reivindica el doctor Martín-. Así, contribuiría a reducir las cifras de siniestralidad, ya que se podría ayudar a estas personas que con facilidad “pierden los nervios” a dominar su mal humor y a manejar mejor la situación.

En España no existe todavía una cultura de la prevención suficiente, según este especialista. El país está perfectamente preparado para atender a los heridos en un siniestro, pero no hay estudios y aún “queda mucho por hacer” en cuanto a la identificación y prevención de conductas de riesgo, remarca el doctor Martín.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 3]
  • Ir a la página siguiente: Puesta a punto »

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones