Cómo recuperar los puntos del carné de conducir

Será necesario asistir a cursos de rehabilitación en los que parte del temario será específico para cada infractor
Por Javier Sanz 29 de junio de 2006

El 1 de julio entra en vigor el nuevo modelo de carné de conducir con el objetivo de reducir la siniestralidad en la carretera. A partir de entonces, cada infracción de tráfico conllevará, además de la multa, una pérdida de hasta seis puntos, según su gravedad. Conviene recordar que este sistema de puntos se suma al actual sistema de sanciones, no lo sustituye. El nuevo permiso está dotado con 12 puntos para los conductores experimentados y con 8 para los noveles. Pero este saldo también podrá incrementarse. Si un conductor no resulta sancionado en tres años se le premiará con dos puntos adicionales a los que se añadirá uno más por los siguientes tres años hasta un tope de quince puntos. Pero una de las grandes preocupaciones de los conductores es la de saber cómo se recuperarán los puntos. Para ello se han previsto cursos de recuperación parcial impartidos, por formadores especializados y habilitados en cada provincia. Tras la pérdida de todos los puntos por primera vez, habrá que esperar seis meses antes de poder acceder a los cursos destinados a su recuperación, tres en el caso de conductores profesionales.

Sumar y restar «crédito social»

El próximo viernes, coincidiendo con la primera operación salida de las vacaciones de verano, 21,5 millones de conductores recibirán doce puntos en su permiso de conducir y 2,1 millones, aquellos con menos de tres años de experiencia, ocho puntos. El objetivo del carné por puntos es reducir un 40% la siniestralidad en un plazo de cinco años.

El objetivo del carné por puntos es reducir un 40% la siniestralidad en un plazo de cinco años

Para disponer de esos puntos no es necesario acudir a las oficinas de Tráfico ni obtener un nuevo documento; se asignarán automáticamente a todos los conductores. A partir de ahora, cada infracción de tráfico conllevará, además de la multa, una pérdida de hasta seis puntos según su gravedad. Por otro lado, si un conductor no resulta sancionado en tres años se le premia con dos puntos adicionales a los que se añade uno más por los siguientes tres años. De esta forma se pueden conseguir hasta quince puntos, hecho que las aseguradoras tendrán en cuenta a la hora de aplicar bonificaciones en las pólizas. Por lo tanto, una pérdida parcial de puntos se restituye de forma automática cuando el conductor cumple dos años sin recibir ninguna sanción o tres si la infracción cometida fue muy grave.

La Dirección General de Tráfico prevé que 6.000 conductores pierdan su permiso en el primer año de vigencia de la norma. Otros 60.000 realizarán cursos de recuperación parcial y Automovilistas Europeos Asociados (AEA) considera que las cifras reales quintuplicarán las estimaciones oficiales.

Cursos para recobrar puntos

Los puntos perdidos pueden recuperarse mediante cursos, que constan de dos partes: una común, similar para todos los conductores; y otra específica para cada conductor, en la que se tiene en cuenta qué tipo de infractor es, sus conocimientos de seguridad vial, el tipo de vehículo que utiliza o su condición de conductor profesional.

Los tipos de cursos habilitados para este fin son:

  • Curso de recuperación parcial, cuyas características son:
    • Permite obtener hasta cuatro puntos, sin superar en ningún caso el máximo de doce.
    • Sólo se puede realizar un curso cada dos años, excepto los conductores profesionales que podrán realizar uno cada año.
    • Su coste es de 170 euros. (El precio se actualizará anualmente de acuerdo con el IPC general interanual del año anterior).
    • La duración es de doce horas: siete de Seguridad Vial, una hora de reflexión y debate en grupo y cuatro horas de atención específica a cada conductor.
  • Cursos de recuperación del permiso:
    • Tras la pérdida de la totalidad de los puntos por primera vez, hay que esperar seis meses antes de poder acceder a este curso, tres en el caso de conductores profesionales. En sucesivas ocasiones el plazo es de un año.
    • El coste es de 320 euros. (El precio se actualizará anualmente de acuerdo con el IPC general interanual del año anterior).
    • La duración es de 24 horas: 14 horas de Seguridad Vial, dos horas de reflexión y dinámica de grupo y ocho horas de atención específica para cada conductor.

/imgs/2006/12/carnepuntos_interior.jpgLos cursos serán impartidos por formadores que estén en posesión del certificado de Profesor de Formación Vial y cuenten con tres años de experiencia en la formación de conductores. Además de estos requisitos deberán ser licenciados en Psicología.

Su función principal será concienciar a los infractores sobre las consecuencias de los accidentes. La Dirección General de Tráfico mostrará grabaciones con imágenes reales de siniestros en carretera. Las víctimas tendrán un papel destacado, relatando su propia experiencia e invitando a la reflexión. En este empeño se han volcado la Asociación de Lesiones Medulares AESLEME y Stop Accidentes . Mari Carmen Manjón, portavoz de Stop Accidentes, muestra la disposición de los miembros de su asociación por hacer “todo lo que esté en su mano para acabar con la siniestralidad.”

Perder puntos: las sanciones

El sistema de puntos se suma al actual sistema de sanciones, no lo sustituye. Independientemente de la pérdida de puntos, las infracciones leves se sancionan con una multa de hasta 90 euros; las graves con multa de 91 a 300 euros y, además, podrá imponerse la suspensión de la autorización hasta tres meses; y las muy graves, con multa de 301 a 600 euros, y se impondrá, en todo caso, la suspensión de la autorización por un plazo de hasta tres meses.

La lista completa de infracciones, que puede encontrarse en tráfico , y su penalización es:

  • Seis puntos menos:
    • Conducir ebrio (más de 0,50 mg/l), o bajo los efectos de drogas y estimulantes.
    • No someterse a la prueba de alcoholemia o drogas.
    • Circular en sentido contrario.
    • Conducción temeraria.
    • Rebasar los límites de velocidad (autopista 181 km/h, carretera 136 km/h y ciudad 81 km/h).
  • Cuatro puntos menos:
    • Conducir ebrio entre 0,25 y 0,50 mg/l (profesionales y noveles: 0,15 – 0,30).
    • Arrojar objetos peligrosos a la vía.
    • Conducir de manera negligente.
    • No respetar el stop, ceda el paso, paso de peatones, semáforos o señales del agente de tráfico.
    • Adelantamientos peligrosos.
    • Poner en peligro a los ciclistas.
    • Rebasar los límites de velocidad (autopista 161 km/h y carretera 130 km/h).
  • Tres puntos menos:
    • No respetar la distancia de seguridad.
    • Realizar paradas y estacionamientos peligrosos.
    • Circular sin alumbrado, sin visibilidad o provocar deslumbramientos.
    • Conducir hablando por el móvil.
    • Rebasar los límites de velocidad (autopista 151 km/h y carretera 121 km/h).
  • Dos puntos menos:
    • Conducir sin cinturón de seguridad.
    • Circular con un menor sin sillita.
    • Conducir sin casco o con casco no homologado.
    • Realizar cambios de dirección prohibidos.
    • Circular sin alumbrado con poca visibilidad.
    • Rebasar los límites de velocidad (autopista 141 km/h y carretera 111 km/h)

Perder puntos: las sancionesLa pérdida real de los puntos tiene lugar cuando la sanción administrativa es firme, es decir, un mes después de su imposición si no existe recurso por parte del interesado. Se comunicará al particular en la misma denuncia por infracción que llega a su domicilio. Al perderse todos los puntos la Jefatura Provincial de Tráfico remitirá por escrito al interesado un resumen de todas las resoluciones firmes que han dado lugar a la pérdida de puntos. En esta notificación se concederá un plazo de 10 días para formular alegaciones. Se le avisará también de cuántos puntos le quedan.

Perder todos los puntos en un día es posible, pero sólo si coinciden varias infracciones muy graves, como alcohol, drogas, velocidad, circulación en sentido contrario o una ocupación excesiva del vehículo.

El carné por puntos en otros países

La tasa de mortalidad en las carreteras españolas es un 54% mayor que la de Reino Unido, Holanda o Suecia, países que cuentan con planes de seguridad vial avanzados que han aplicado medidas coercitivas y disuasorias reduciendo la cifra de muertes por millón de habitantes. En esta clasificación, España se sitúa a la cola de los quince con 120 muertes, sólo superada por Bélgica, Luxemburgo, Grecia y Portugal. La media europea es de 105.

Veamos cómo funciona el carné por puntos en otros países:

Francia: Nuestro vecino introdujo el permiso por puntos en 1992. Su modelo ha servido de inspiración para España y tanto el número de puntos, como las sanciones y los cursos son muy similares. En estos 14 años, 17,5 millones de franceses han recibido sanciones por valor de 45 millones de puntos. Más de 200.000 han perdido su licencia, incrementándose notablemente la media anual en los últimos años. Por ejemplo, sólo el pasado año 54.000 franceses perdieron su permiso y cien mil acudieron a cursillos. El 75% de los infractores no ha vuelto a reincidir. Las infracciones por consumo de alcohol han disminuido en un porcentaje superior al 6%. Y en el 2003, por ejemplo, se redujeron las muertes por accidente de tráfico en un 17%.

Inglaterra: Son los pioneros en Europa, ya que implantaron el carné por puntos en 1982. En vez de restar, suma puntos. Las infracciones se dividen en muy graves, que suponen la retirada inmediata del permiso durante una año; las faltas, que suman puntos; y las leves, que no suman puntos sino que se limitan a una mera sanción económica. La recuperación del permiso obliga a realizar un curso de reciclaje y un nuevo examen de conducir. En algunos casos hay que pasar también un examen médico.

/imgs/2006/12/carnepuntos_interior_tres.jpgAlemania: Se implantó en 1999. Al igual que el sistema inglés suma puntos. Cuando un conductor acumula 18 se le retira el permiso. Cuando acumula más de ocho se le invita a participar voluntariamente en un curso de formación. Si alcanza los 14 puntos, debe acudir de forma obligatoria. La norma alemana presta especial atención a la reincidencia, amonestando a los conductores que alcanzan los 14 puntos en dos ocasiones en un periodo inferior a cinco años. La asistencia voluntaria a un psicólogo rebaja dos puntos. Los conductores que alcanzan los 18 puntos reciben ayuda psicológica antes de retirarles el permiso.

Italia: Implantado en julio de 2003, los dos primeros años de vigencia han confirmado la utilidad del carné por puntos. En el primer año las muertes en carretera descendieron un 18,8%. En los seis meses siguientes un 20,5. En cifras absolutas, se calcula que se han evitado cerca de 1.800 muertes en carretera. El ahorro económico del descenso de accidentes se estima en 2.000 millones de euros. El conductor cuenta con 20 puntos y se restan las sanciones tras su confirmación al término del periodo de alegaciones. El número máximo de puntos que se pueden restar en una sola infracción es de 15. Para los conductores noveles, con menos de tres años de experiencia, las sanciones suponen el doble de puntos perdidos. Los buenos conductores reciben dos puntos cada dos años sin sanción, pudiendo acumular hasta 30 puntos en total. Dos años sin nuevas sanciones supone la recuperación automática de los 20 puntos iniciales. También existen cursos de formación y sensibilización para recuperar puntos.

Qué opinan las asociaciones

Automovilistas Europeos Asociados (AEA) venía reclamando desde hace doce años la implantación de un sistema de puntos en nuestro país, tras comprobar los resultados de la experiencia francesa. AEA opina que “el modelo español se aparta, sin justificación alguna, del sistema ya probado muy satisfactoriamente en nuestro entorno europeo, y pretende experimentar una nueva fórmula no testada, con resultados desconocidos e imprevisibles para la seguridad vial”.

La pérdida de puntos no se ha considerado en España como una sanción, sino como una pérdida de los requisitos necesarios para conducir. De hecho, la pérdida de puntos no se puede recurrir, medida contra la que AEA ha interpuesto un recurso que ha sido aceptado a trámite.

Desde el Real Automóvil Club de España, RACE, su Coordinador de Seguridad Vial, Antonio Lucas, considera que los conductores están ante una gran oportunidad para cambiar su actitud. La puesta en marcha del carné por puntos ha generado un amplio debate en la sociedad, “que ya no puede aceptar que cada año mueran más de cuatro mil personas en la carretara”, afirma.

Pero no estamos ante ninguna “varita mágica”. Se trata de una medida más que hay que combinar con otras, según Lucas:

  • A corto plazo: la educación de los conductores desde temprana edad. Formación vial en los colegios con el objetivo de reducir entre un 3 y un 10% la siniestralidad.
  • A medio plazo: modificación de los planes de formación en las autoescuelas e investigación en seguridad vial.
  • A largo plazo: mejora de las infraestructuras.

Desde Stop Accidentes, Mari Carmen Manjón se expresa en términos similares. Esta portavoz de las víctimas de accidentes de tráfico asegura que el carné por puntos “no es la panacea” y que su puesta en marcha debe acompañarse de otras medidas como un incremento de medios de vigilancia, una verdadera voluntad política de acabar con la siniestralidad, mejorar los atestados en los que han detectado importantes carencias en su redacción y cambiar la actitud de los medios de comunicación y la publicidad, que alientan las actitudes agresivas en la conducción.

Reducir la siniestralidad- afirma Manjón- es una labor de toda la sociedad. “Todos tenemos que hacer bien nuestro trabajo para que esta lacra social se termine… Y se pueda acabar con ella”, concluye.

Enlaces de interés:

La web oficialLa LeyContenido de los CursosProcedimiento de pérdida de vigencia del carnéPlan Estratégico de Seguridad Vial 2005-2008 Accidentes mortales en la carretera año 2005