El carril VAO

La norma general limita su uso a turismos, motocicletas y vehículos mixtos adaptados con un número de ocupantes igual o superior al indicado en la señalización, aunque existen excepciones
Por mediatrader 24 de abril de 2006

El Reglamento General de Circulación establece que los carriles VAO (vehículos de alta ocupación) solamente podrán ser utilizados por automóviles, motocicletas y vehículos mixtos adaptables destinados exclusivamente al transporte de personas, cuya masa máxima autorizada no exceda de 3.500 kilos y que estén ocupados por el número de personas que se haya fijado en su señalización.

Su utilización está prohibida, por tanto, al resto de vehículos y conjuntos de vehículos, es decir, un automóvil con remolque, bicicletas o ciclomotores no pueden circular por el VAO. Pero hay salvedades importantes:

Los vehículos mixtos adaptables (furgonetas o todoterrenos destinados al transporte de mercancías que pueden reconvertirse al transporte de personas mediante la instalación temporal o permanente de asientos) podrán circular si efectivamente se dedican principalmente al transporte de personas y esta condición figura expresamente en su clasificación técnica.

Los vehículos de minusválidos pueden circular aun cuando sólo los ocupen sus conductores, siempre que estén identificados como tales con la señal V-15 que debe figurar tanto en la parte delantera como en la trasera del vehículo.

Autobuses de más de 3.500 kilos y autobuses articulados: pueden circular independientemente de su número de ocupantes si así se indica en la señalización del carril.

Vehículos prioritarios: pueden usarlo el carril BUS/VAO todos los vehículos de policía, bomberos, protección civil y atención sanitaria así como los equipos de mantenimiento de instalaciones y de la infraestructura de la vía.

En todo caso, las autoridades locales, autonómicas o de Tráfico podrán permitir, recomendar u ordenar la circulación de otros vehículos por el VAO por razones de seguridad vial o fluidez de la circulación.

Los carriles destinados a vehículos de alta ocupación son una solución para paliar la congestión del tráfico en las grandes ciudades o vías con alta densidad de tráfico y a la vez, fomentan el uso racional del automóvil, al primar a aquellos vehículos que transportan a más personas, con el consiguiente ahorro de combustible.