Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Atención sanitaria

José Serna, director médico de IVI Zaragoza

La congelación de óvulos logra mejores resultados en la fecundación in vitro

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 5 octubre de 2010

La vitrificación de óvulos permite preservar la fertilidad de las mujeres. Este procedimiento consiste en extraer los óvulos y conservarlos a una temperatura bajo cero. En la actualidad, la tasa de supervivencia de los óvulos que se congelan y se descongelan al cabo del tiempo con fines reproductivos ha mejorado de manera notable gracias al perfeccionamiento de las técnicas de vitrificación. Sin embargo, todavía hay muchas mujeres que desconocen esta opción, según explica José Serna, director médico de IVI Zaragoza, una institución especializada en medicina reproductiva con más de 20 centros repartidos por España, Europa y América.

¿En qué consiste la vitrificación de óvulos?

Es un proceso mediante el cual se estimula el ovario para que la mujer produzca más de un óvulo en un ciclo menstrual y estos se puedan extraer y preservar en nitrógeno líquido. Así se consigue que duren de manera infinita.

¿Cuántos óvulos se extraen y se congelan cada vez?

“La vitrificación consiste en extraer los óvulos y preservarlos en nitrógeno líquido”

Depende de cada mujer y de la capacidad del ovario. Se pueden obtener entre 12 y 20 óvulos por cada ciclo menstrual. Hay casos excepcionales en los que se extraen 40 óvulos y, en otros, sólo uno. En general, cuanto mayor es la mujer, menor es el número de óvulos que se consiguen.

¿Cuánto tiempo pueden permanecer los óvulos congelados?

Los óvulos pueden estar preservados durante un tiempo infinito, sin que quede penalizada su evolución biológica. Las condiciones de usabilidad del óvulo no se deterioran y la mujer puede disponer de ellos, si está en buenas condiciones de salud, hasta los 50 años. Las técnicas de reproducción asistida no se realizan más allá de esta edad.

¿A qué temperatura se preservan los óvulos?

“La técnica es ambulatoria, se realiza bajo sedación y dura entre 10 y 15 minutos”

Los óvulos se preservan en nitrógeno líquido a -196º C. A esa temperatura, el nitrógeno se repone de manera constante, con una temperatura invariable adecuada.

¿Cuál es la tasa de éxito al descongelarlos?

La tasa de supervivencia es del 97% en la mayoría de los casos, aunque cuando la calidad de los óvulos es más baja, la tasa es menor.

¿Las técnicas de reproducción asistida a partir de embriones congelados logran mejores resultados que las efectuadas a partir de óvulos congelados?

“La tasa de supervivencia de los óvulos vitrificados al descongelarlos es del 97%”

No, aunque hay distintos modelos de vitrificación. Con el que utilizamos en el grupo IVI, al descongelarlos, conseguimos una tasa de supervivencia de los óvulos cercana al 100%. En cambio, otras técnicas tienen una mejor tasa de supervivencia con los embriones que con los óvulos. Vitrificar óvulos implica menos connotaciones legales, puesto que se considera que el embrión es de la pareja, mientras que el óvulo pertenece a la mujer y ella decide.

¿Qué mujeres pueden beneficiarse de la vitrificación de óvulos?

Las mujeres mayores de 32 años que desean ser madres y preservar óvulos de buena calidad, tengan o no pareja. Algunas mujeres, por enfermedad, deben someterse a una terapia que destruye los óvulos, como los tratamientos para combatir el cáncer. Antes de empezar, se pueden extraer y vitrificar los óvulos. De esta manera, cuando se haya superado la enfermedad y el tratamiento de quimioterapia haya concluido, la mujer puede someterse a una técnica de reproducción asistida.

¿Cómo se desarrolla el proceso de extracción de óvulos?

“La vitrificación permite que mujeres mayores de 32 años que desean ser madres puedan preservar óvulos de buena calidad”

El proceso de extracción se efectúa mediante un procedimiento de cirugía mínima invasiva. Se realiza una ecografía transvaginal, con una sonda ecógrafo que lleva acoplada una aguja que, a través de unos monitores, se dirige y realiza una punción guiada. La extracción se lleva a cabo bajo sedación. Aunque no causa dolor y no entraña ningún riesgo, siempre es mejor que la paciente esté sedada para que se sienta más tranquila. El procedimiento es ambulatorio y, entre media hora y una hora después, la paciente se puede ir a casa, sin ningún síntoma. El tiempo en el quirófano oscila en torno a 10 ó 15 minutos.

¿Esta técnica se conoce de manera suficiente en España?

A pesar de que cada vez se solicita más información, no goza del nivel de aplicabilidad que sería deseable. Las pacientes con cáncer tienen cada vez una mejor tasa de supervivencia tras un tratamiento oncológico y podrían tener hijos. Ésta es una técnica fantástica desde el punto de vista médico. Sin embargo, todavía hay oncólogos que la desconocen y no informan a las mujeres acerca de los centros de reproducción donde se realiza este tratamiento.

Además de las consecuencias del cáncer, ¿qué otros problemas supera esta técnica?

También pueden someterse a ella las mujeres que tienen algún problema de útero y quieren preservar los óvulos para usarlos en un futuro.

¿Hay alguna contraindicación?

Puede haber algún problema con mujeres que tengan trastornos graves, pero entonces tampoco podrían someterse a un embarazo.

UNA TÉCNICA RECIENTE

La vitrificación de óvulos se aplica desde hace casi cuatro años en los centros del grupo IVI y en otros especializados en reproducción asistida. Este grupo comenzó a emplearla a partir de dos hechos: el descubrimiento de la técnica por parte de un grupo de investigadores japoneses y su autorización en España, explica José Serna. Las técnicas anteriores que se utilizaban para congelar los óvulos disminuían su calidad y se temía que esto afectara a los niños nacidos a partir de su fecundación, admite Serna.

En el plano legal, la técnica sólo se podía emplear en el marco de la investigación, mientras que ahora, una vez que se ha demostrado que es inocua, ya se utiliza en la práctica clínica. Además, no sólo ha quedado patente su inocuidad, sino que sus resultados han mejorado de forma notable.

Serna recalca que cuando una mujer no puede someterse a un tratamiento de fecundación “in vitro” (FIV) en un determinado mes porque las condiciones del útero o sus niveles hormonales no son adecuados, la vitrificación de óvulos permite preservarlos y aguardar un mes o dos para realizar la transferencia de los embriones, cuando las condiciones sean óptimas. De esta forma, “la vitrificación de óvulos puede ayudar a conseguir mejores resultados en los tratamientos de FIV”, informa Serna.


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones