Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Prevención y hábitos de vida

¿Cama dura o blanda?

Un estudio refleja que la cama dura no contribuye a aliviar el dolor de espalda

Segunda causa de baja laboral

Una encuesta llevada a cabo por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales indica que el 20,4% de las consultas médicas relacionadas con problemas de salud laboral tienen que ver con el dolor de espalda. Se trata de un mal, dicen los expertos, que no distingue sexo ni edad. En las personas mayores de 45 años esta dolencia es la segunda causa de baja laboral, detrás de los catarros y la gripe.

Tradicionalmente se consideraba que uno de los principales factores relacionados con el dolor de espalda era la cama. Un colchón duro siempre era recomendable para aliviar la dolencia. Pero un estudio científico, el primero que se lleva a cabo en el mundo y que ha tenido como escenario Palma de Mallorca, ha dado al traste con esa teoría.

La Fundación Kovacs (dedicada, sin ánimo de lucro, a la investigación médica y a la asistencia sanitaria, especializada en enfermedades de la espalda) en colaboración con traumatólogos y especialistas del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, ha llevado a cabo el primer estudio clínico controlado sobre los efectos de un colchón duro en la evolución de los dolores de espalda. Un colchón de firmeza intermedia, según las conclusiones del estudio, mejora más la intensidad del dolor y disminuye el grado de incapacidad física. Los resultados de este ensayo clínico se presentaron el pasado mes de junio en el Congreso Nacional de la Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física.

“Antes no se había realizado ningún estudio que relacionara la firmeza de un colchón con el dolor de espalda”, reconoce la doctora Margarita Martín, coordinadora médica de la unidad de espalda de la Fundación Kovacs en Madrid. ¿Por qué se generalizó la creencia de que un colchón duro era recomendable para los dolores de espalda? Según la doctora Martín, tal creencia se remonta a principios del siglo XX. En aquella época los somieres eran blandos y no oponían ninguna resistencia, por lo que se generaba un efecto de arqueo. Por esa razón, se recomendaba colocar encima una tabla dura para evitar que se deformara. Aquella recomendación, al parecer, se simplificó en la prescripción de “dormir en una cama dura”, sin que ningún estudio científico avalara tal aseveración.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones