Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Científicos de EE.UU. logran identificar una proteína que mata células cancerígenas

Dos estudios paralelos anuncian importantes avances en la lucha contra el cáncer

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: sábado 18 enero de 2003
Científicos estadounidenses han logrado identificar una proteína que mata células cancerígenas y también han avanzado en los esfuerzos por entender el proceso molecular de la enfermedad. Los resultados de ambos estudios, que se realizaron separadamente, aparecen publicados en el número de ayer de la revista "Molecular Cell".

En el primero de ellos, investigadores de la Universidad Washington, en San Luis (Misuri), señalaron que han descubierto que la proteína llamada "citidina guanosina" (CUGBP2) puede destruir diversos tipos de células cancerígenas. Cuando la proteína fue insertada en un cultivo de células cancerosas, el 70% de esas células se autodestruyó.

"Esto sugiere que hay una etapa importante en el desarrollo del cáncer en el que se frenan las funciones del gen responsable de la producción de CUGBP2, lo cual reduce los niveles de proteína y permite el crecimiento del cáncer", explicó el principal investigador, Shrikant Anant. Los científicos también descubrieron que la CUGBP2 ayuda a regular la producción de ciclooxigenasa-2 (COX-2), que es el principal factor en los casos de artritis.

El otro estudio, realizado paralelamente, indicó que un laboratorio de la Universidad de San Luis ha logrado un importante avance que "podría conducir a una mejor comprensión molecular del cáncer". La investigación determinó la influencia crucial de la proteína identificada como "Bre1" en la determinación de la forma en que la proteína "Rad6" funciona en la modificación cromosomática del ADN. Según Ali Shilatifard, profesor de Bioquímica y Biología molecular, el descubrimiento podría abrir nuevos campos en la investigación del cáncer.

"Esto abre la puerta para un mayor estudio de esta proteína en la regulación de la expresión genética. Una vez que comprendamos el funcionamiento normal, tendremos una mejor posibilidad de saber dónde está ocurriendo algo anormal", dijo.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones