Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Prevención y hábitos de vida

El anillo vaginal

Tan seguro como la píldora con la ventaja de que se coloca una vez al mes

En 2003 se incorporó al mercado español un método anticonceptivo cómodo y seguro: el anillo vaginal. Una vez que la propia mujer se lo coloca, este dispositivo le procura un mes de protección frente a embarazos. Sin embargo, a pesar de su eficacia y sus ventajas, este moderno método de anticoncepción sigue siendo de uso minoritario en un país como España, en el que el 22,5% de las mujeres mantiene relaciones sexuales sin tomar precauciones. El anillo, al igual que los parches transdérmicos, que alcanzan un periodo de protección de una semana, se encuentra muy lejos de desbancar a la píldora, utilizada por el 22% de las mujeres, o a los populares preservativos, elegidos por la mitad de quienes adoptan métodos anticonceptivos.

Cómodo y efectivo

Cerca de 80.000 mujeres españolas utilizan el anillo anticonceptivo mensual que desde principios del 2003 se comercializa en España. Se trata de un anillo de plástico flexible y transparente de unos cinco centímetros de diámetro que se coloca en la vagina y que libera durante tres semanas dos hormonas femeninas, concretamente etonogestrel y etinilestradiol, que inhiben la ovulación de la misma forma que lo hace la píldora y con la misma eficacia.

Nos hallamos ante un nuevo anticonceptivo “seguro e indicado para cualquier mujer que no presente contraindicaciones ante una medicación hormonal combinada”, manifiesta el doctor Ezequiel Pérez Campos, presidente de la Sociedad Española de Contracepción (SEC) y jefe del Servicio de Ginecología del Hospital General de Requena (Valencia). Esto quiere decir que cualquier mujer a la que un ginecólogo pueda prescribir dosis hormonales de estrógenos y gestágenos como los que se administran al tomar la píldora anticonceptiva puede ser usuaria de este nuevo método.

“Se hace necesaria la valoración por parte de un médico especialista que observe y prescriba este medicamento, ya que hablamos de administración de hormonas en sangre, aunque a niveles muy bajos, lo que puede conllevar efectos secundarios peligrosos para algunas personas, como por ejemplo para fumadoras con más de 35 años o para mujeres con patología cardiovascular”, justifica el doctor Pérez Campos al defender la obligatoriedad de mostrar la receta en la farmacia para poder adquirir uno de estos dispositivos.

La ventaja del anillo frente a la píldora es que elimina la obligación de recordar diariamente la toma, lo que evita embarazos no deseados debido a los olvidos, según el presidente de la SEC, proporcionando más tranquilidad a la mujer.

Porque una cosa es la eficacia y otra la efectividad, precisa Carlos Raposo desde el Departamento Técnico del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, refiriéndose a que un producto puede ser muy bueno, aunque deja de ser efectivo si es mal utilizado.

Investigaciones realizadas en nuestro país que maneja la Sociedad Española de Contracepción indican que el 18% de las mujeres españolas se olvida de tomar, como mínimo, una píldora cada ciclo. Así, a pesar de que los anticonceptivos orales tienen una eficacia teórica próxima al 99% (el índice de fallos está en el 0,12% – 0,34% al año por mujer, si se toman correctamente), en la práctica los errores se sitúan entre el 3% y el 8% en el primer año de uso por incumplimientos en la toma de las pastillas.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones