España descarta riesgos por la importación de tejidos de CryoLife

Esta empresa ha retirado todos sus productos en EE.UU. ante el peligro de contaminación
Por mediatrader 17 de agosto de 2002

La doctora Blanca Miranda, coordinadora de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), aseguró ayer que no existe motivo «de preocupación ni de alarma» por la suspensión indefinida de CryoLife, el mayor proveedor de tejidos de cadáver para implantes de Estados Unidos. Esta empresa, que también exportaba tejidos a España, ha vendido muestras contaminadas por bacterias y hongos, que hasta el momento han provocado la muerte de una persona. CryoLife ha retirado ya todos sus productos de EE.UU.

La doctora Miranda calificó de «anecdótica» la importación de implantes de cartílagos, ligamentos y tendones humanos, porque España prácticamente se autoabastece. En lo que va de año, sólo se han importado 14 de estos tipos de tejidos, cifra que ascendió a 18 en la totalidad de 2001. En el caso de CryoLife, sólo se ha importado una de sus piezas en 1998 y el paciente que lo recibió «está bien» y su seguimiento médico «es satisfactorio».

Según las normas establecidas desde 1996, en el caso de que se importe un tejido, éste tiene que volver a ser examinado en el banco de destino, que tiene obligación de volver a someterlo a todos los controles de calidad y seguridad sanitaria establecidos. «Cualquier tejido importado que no haya sido solicitado por un banco y que no pase por estos controles es ilegal», dice la doctora Miranda.

Ante la posibilidad de que algún tejido infectado pudiera llegar a España a través de algún país comunitario con controles menos exigentes, la doctora Miranda aseguró que mientras no exista una directiva al respecto, en la que se está trabajando, la política de importación es la misma que con los países no comunitarios.

La empresa CryoLife, que suministra tejidos a más de las tres cuartas partes de las operaciones cardiovasculares realizadas en EE.UU. tendrá que recuperar los tejidos distribuidos desde 2001, siguiendo las instrucciones de la agencia del medicamento norteamericana (FDA).