Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Hallan la forma de detener los ataques epilépticos graves

Una alta concentración de ácidos en el cerebro interrumpe los ataques y, por tanto, finaliza la actividad epiléptica, según sus descubridores

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 9 junio de 2008
Una investigación publicada por la revista "Nature Neuroscience" revela que los ataques epilépticos graves pueden interrumpirse gracias a la activación de ciertas moléculas del cerebro que son sensibles a los ácidos. La mayoría de los ataques epilépticos terminan espontáneamente, si bien hasta ahora se desconocían los mecanismos moleculares que los hacen finalizar.

Científicos de la Universidad de Iowa (Estados Unidos) han descubierto ahora que la acidosis en el cerebro, una alta concentración de ácidos, interrumpe los ataques y, por tanto, detiene la actividad epiléptica. Unos canales iónicos sensibles a ácidos (ASIC), los llamados ASIC1a, están involucrados en los ataques epilépticos, según explicó el investigador John Wemmie. Este tipo de canal iónico, presente en la membrana de las células cerebrales, es extremadamente sensible al pH extracelular y regula la excitabilidad neuronal. Los científicos aseguraron que la acidosis puede activar este canal, lo que interrumpiría los ataques epilépticos.

Los investigadores indujeron, con el fin de probar la hipótesis, ataques de ese tipo en ratones de laboratorio que carecían de los canales iónicos ASIC1a y en otros que sí disponían de ellos. Los ratones de ambos grupos inhalaron CO2, conocido por disminuir el pH cerebral e inhibir los ataques, pero sólo se interrumpieron las convulsiones de los ratones que tenían los canales iónicos activos. Los que no contaban con estos canales sufrieron graves convulsiones y muchos ratones murieron a consecuencia de estos ataques.

Los canales iónicos desempeñan un papel importante a la hora de poner fin a un ataque epiléptico al acortar su duración y evitar su agravamiento, según las conclusiones de este experimento. El hallazgo podría contribuir al desarrollo de nuevos fármacos para tratar la epilepsia, una enfermedad compleja y difícil de controlar, concluyeron los científicos.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones