Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Investigación médica

Cirugía estética

Un sector que factura más de 1.000 millones de euros al año

En España 822 personas se someten cada día a una operación de cirugía estética. Este dato nos sitúa a la cabeza de Europa en número de operaciones, con un crecimiento anual del 15%. Junto a esta práctica también ha aumentado el número de denuncias relacionadas con este tipo de cirugía, no exenta de peligros. Si desea operarse de la nariz, aumentarse el pecho o someterse a cualquier otra intervención, asegúrese de que la clínica es legal y la titulación del equipo está en regla. Más de 6.000 personas ejercen la cirugía estética en España, mientras que sólo 600 cirujanos plásticos disponen de la titulación correcta.

Causas del boom de la cirugía estética

Ni el conocimiento de los riesgos ni los casos que afloran de mala praxis detienen el auge de la cirugía estética en nuestro país, un negocio que crece cada año un 15%. Los avances técnicos en el campo de la cirugía, con nuevas técnicas más seguras y menos agresivas, y con secuelas cada vez menos visibles, han propiciado este boom de la cirugía estética. Pero no ha sido ésta la única causa.

El sociólogo Ernest García i García, decano de la Facultad de Ciencias Sociales de Valencia, atribuye esta buena acogida por parte de la sociedad a la confluencia de distintos factores: “Es fruto de combinar una tecnología capaz de satisfacer una demanda para mejorar la aceptación por parte de los otros y la satisfacción con uno mismo, con la existencia de una riqueza suficiente para poder pagarla. Otro factor importante es la confianza social que existe en la medicina y la cirugía como algo infalible.”

Ernest García señala también el culto al cuerpo, que sin ser exclusivo de nuestros tiempos, ejerce una mayor presión en la sociedad de la imagen. Y hay otra característica de la sociedad actual que ha contribuido de forma decisiva en la normalización de la cirugía con fines estéticos. “Se trata del acceso al consumo de masas. Ya no se adquiere sólo lo necesario, se piensa lo siguiente: si quiero una cosa y la puedo pagar, entonces la hago.

El recurso a la cirugía se ha normalizado como muchos otros patrones de consumo, es una solución creada desde la oferta y no desde la demanda”, señala el experto. Es evidente que existe un consumo muy importante asociado a la estética: peluquerías, centros de belleza, cosmética, gimnasios, cirugía, etc.

Los medios de comunicación también ejercen una influencia innegable, ya que además de fomentar este consumo, transmiten a diario imágenes y mensajes que identifican el éxito con unos determinados cánones de belleza. Gloria Merí Cucart, del Colegio Oficial de Psicólogos del País Valenciano y experta en psicología clínica, explica que desde los medios de comunicación se deberían fomentar, en lugar de valores de felicidad atribuibles a factores externos (físico, dinero…), valores más acordes con la armonía y el equilibrio personal.

“La felicidad es una sensación interna y se ha de encontrar a través de una armonía consigo mismo, nunca puede venirnos dada desde fuera”, subraya. Pero no todas las personas tienen la misma permeabilidad a estos factores. Si bien no existe un perfil único que describa a las personas que apuestan por la cirugía estética para mejorar su físico, la psicóloga Gloria Merí describe algunos rasgos comunes de personalidad.

“En general son personas inmaduras, con poca capacidad para aceptar la frustración y la realidad, se muestran dependientes de los demás y con escasa estabilidad emocional, enumera la experta.”

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones