Lifting sin cirugía: ThermaCool

Es posible eliminar las arrugas sin pasar por el quirófano
Por María Rodríguez 21 de abril de 2004

La última novedad en el campo de la cirugía estética ha llegado a España hace tan sólo nueve meses desde Estados Unidos. Se trata de ThermaCool, un revolucionario sistema que emplea la técnica de radiofrecuencia, permitiendo realizar liftings faciales sin necesidad de someterse a una operación en quirófano. La radiofrecuencia funciona gracias a impulsos eléctricos que permiten acceder a las capas más profundas de la dermis sin dañarla. Actúan directamente sobre las fibras que tensan la piel (colágeno) y hacen que éstas se contraigan y aumenten, provocando el estiramiento de la piel.

¿Qué es ThermaCool?

Gracias a esta novedosa tecnología, que desde hace más de cuatro años se emplea con gran éxito en Estados Unidos y Latinoamérica, es posible reducir de manera visiblemente considerable las pequeñas arrugas y marcas de expresión que con el paso del tiempo se forman alrededor de los ojos, boca, papada, cuello o frente.

¿En qué consiste? ThermaCool es una nueva técnica que proporciona un estiramiento y tensamiento de la piel, mediante un dispositivo especial. Está compuesto por cuatro aparatos de última generación: un generador de radiofrecuencia controlado por un ordenador, un mando de aplicación, la punta de tratamiento y un módulo de refrigeración por técnica criogénica (frío), que reduce el dolor y el riesgo de quemaduras. Su tecnología punta ha sido validada por la Agencia de Control de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) y la CE como ‘medical decive’ para devolver la frescura y tersura pérdidas a la piel.

¿Cómo funciona? Se genera una energía por radiofrecuencia (impulsos eléctricos) que calienta la dermis, al tiempo que enfría y protege la capa externa de la piel mediante un sistema de refrigeración, lo que la preserva de posibles heridas. Esos impulsos estimulan las células que generan colágeno, provocando una contracción inmediata del mismo, la cual da lugar durante los meses siguientes a la formación de fibras nuevas que sustituyen a las viejas y hacen desaparecer los signos de envejecimiento.

¿Cuánto dura el tratamiento? Depende del estado de envejecimiento que presente la piel y la zona a tratar. Puede durar desde unos pocos minutos hasta una hora.

¿Se debe tomar alguna precaución antes de comenzar el tratamiento? No se debe maquillar la piel un día antes ni aplicar cremas. Estas medidas se toman para que no haya ninguna sustancia que interfiera en la corriente eléctrica. Además, antes de comenzar a tratar la zona afectada con ThermaCool, al paciente se le pone una crema anestésica.

¿Qué siente el paciente durante el tratamiento? Con cada aplicación sobre la piel de radiofrecuencia se nota una ligera sensación de calor, no molesta, que desaparece cuando finaliza la sesión. Además, para preservar y proteger la capa superficial de la piel, antes, durante y después de la emisión de los impulsos eléctricos se aplica frío.

¿Cuántas sesiones son necesarias? En principio, desde la primera sesión se notan los resultados. La ventaja de ThermaCool es, tal y como explica la doctora Alicia Merino, de la Clínica Teknon de Barcelona, que el resultado es muy natural “no es una mejora espectacular, pero la persona tiene mejor cara”.

¿Se tarda mucho en ver los efectos? Distintos estudios, realizados con diversos pacientes, han determinado que las primeras mejoras se aprecian entre los dos y seis meses posteriores al tratamiento. Aunque todo depende del estado en el que se encuentre el colágeno de la persona. En las pieles jóvenes los resultados se notan antes. ¿Cuánto suelen durar? Por norma general, los resultados de una sesión duran entre 18 y 24 meses.

¿Tiene algún efecto secundario? Los especialistas aseguran que no tiene ningún efecto secundario. La mayor contrariedad que puede ocurrir es que la piel se enrojezca nada más terminar el tratamiento, algo que desaparece a los pocos minutos.

Una persona jamás se debe someter a esta técnica si? Tiene implantado un marcapasos o en el momento de entrar a la consulta tiene fiebre o está enfermo.

¿Cuánto cuesta? El precio oscila entre los 1.000 y los 2.000 euros, dependiendo de la zona que se trate. Un estiramiento del labio superior, por ejemplo, oscila alrededor de los 1.000 euros.

Apto para todas las pieles y edades

Los graduales efectos que ThermaCool logra sobre el tejido facial, tersándolo y reduciendo los signos de envejeciendo y proporcionando un aspecto más joven y saludable han revolucionado el mundo de la cirugía estética. Hace tan sólo ocho meses que esta técnica ha llegado a España y ya son varias las clínicas y centros médicos que, repartidos por todo el país, ofrecen este servicio.

Según comenta Josep Fabregat de Mediform Group, ThermaCool ofrece muchas ventajas y es que el hecho de tratarse de un sistema no invasivo y no agresivo, que no requiere cirugía ni incisiones en la piel y no necesita del láser ni de postoperatorio resulta una carta de presentación atractiva.

Todos los tipos de piel, independientemente de su color y características, son aptos para someterse a este tratamiento. Además, resulta una solución para aquellas personas que tienen miedo a una intervención quirúrgica, o no son candidatas a someterse a una, y desean mejorar alguna parte de su físico.

Sus resultados varían dependiendo en la zona que se aplique y es que en el rostro provoca un lifting moderado; si se aplica en la frente genera el levantamiento de las cejas, útil para personas con párpados caídos; en el cuello soluciona casos de papada caída; y, actuando sobre las patas de gallo, permite lucir una mirada más brillante y despierta.

En todos los casos, los resultados son satisfactorios aunque se desaconseja para aquellas personas que “buscan un cambio drástico, ya que este método no lo consigue”, aseguran desde la Clínica Teknon, al tiempo que recomiendan que todas aquellas personas que deseen recibir el tratamiento se pongan en manos de especialistas de reconocido prestigio.”Este sistema mal utilizado no tiene efecto alguno sobre la dermis y lo único que se consigue es que la gente tire el dinero. Es esencial que el profesional sepa cómo funciona el sistema y trabaje con los niveles requeridos”. De ahí la importancia de seleccionar un médico, clínica o centro médico autorizado para su utilización, que sea capaz de resolver todas las dudas y aconsejar y valorar el número de tratamientos y su frecuencia de aplicación, con el fin de obtener los mejores resultados.

Otros sistemas y aplicaciones

Son muchas las técnicas que se pueden emplear para rejuvenecer un rostro, al que los años no perdonan. Implantes faciales, cirugía en párpados, mentón, labios, estiramiento facial o minilifting son sólo algunas de ellas y, todas compatibles con este método. Conocido también como ThermaLift, Radiotheroplasty o RFTh, el ThermaCool, no hace la competencia a otras clases de liftings, sino que se completa a la perfección con ellas, siempre y cuando su aplicación se realice primero. Es decir, “este sistema de radiofrecuencia debe actuar sobre una piel que no haya sido sometida a ningún tratamiento anterior”, detalla la doctora Merino. Y es que los resultados son aún más espectaculares, y se aprecia de manera más notable la mejoría si la piel del rostro es ‘virgen’ en lo que a tratamientos estéticos se refiere.

Algo parecido ocurre con otras partes del cuerpo, en las que también se emplea ThermaCool con efectos igualmente positivos. La flacidez del abdomen, la cara interna de los brazos o el escote, donde se obtienen muy buenos resultados, también tienen los días contados. La aplicación de energía de radiofrecuencia en estas zonas ayuda a mejorar su aspecto y corregir pequeños defectos, consecuencia de la edad o una vida excesivamente sedentaria.