Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Investigación médica

Telemedicina

Se utiliza principalmente en radiología, oftalmología, dermatología, psiquiatría, geriatría y atención domiciliaria

Aplicaciones diversas

Fue a partir de los años 80 cuando se empezó a notar el espectacular avance de la telemedicina. Ello se debió, según explica Juan Carlos Naranjo, del grupo de Telemedicina de la Universidad Politécnica de Valencia, al rápido desarrollo de las tecnologías de la información y las telecomunicaciones así como a la evolución de Internet.

En términos sencillos, según explica José Luis Monteagudo Peña, Jefe del Área de Investigación en Telemedicina y Sociedad de la Información del Instituto de Salud Carlos III, este sistema “consiste en la provisión de servicios sanitarios a distancia usando tecnologías informáticas y de telecomunicación”. Además de utilizar telefonía móvil, Internet, videoconferencia y comunicaciones por satélite, los sistemas de telemedicina utilizan, según explica Monteagudo, estaciones de trabajo especializadas y dispositivos biomédicos para la adquisición, procesado y visualización de datos e imágenes médicas. La Unión Europea difunde el concepto de e-salud, en el que también se incluye la telemedicina y otras aplicaciones de las tecnologías de la información y de las redes digitales.

Las aplicaciones de la telemedicina son diversas. Por un lado, se utiliza para facilitar la asistencia a personas o profesionales en lugares aislados o muy alejados de centros sanitarios e inclusive en barcos. Se utiliza también ante situaciones de emergencia o catástrofes y en misiones militares en el extranjero así como en la investigación espacial. En los últimos años la telemedicina ha empezado a aplicarse en otras áreas como la asistencia domiciliaria a personas mayores y pacientes crónicos, grupos vulnerables, como por ejemplo embarazadas; reconocimientos médicos a distancia y conexiones entre la atención primaria y la especializada, según explica el especialista Monteagudo. En síntesis, la telemedicina se utiliza, sobre todo, en radiología, oftalmología, dermatología, psiquiatría, geriatría y atención domiciliaría.

“La telemedicina tiene muchísima utilidad. Una de las áreas de más auge es la atención de los astronautas para el diagnóstico a distancia. También ha habido casos de expediciones remotas donde ha sido fundamental, lo mismo que en dermatología, porque se puede dar el caso de que un médico general pueda tomar una foto a un paciente a través de una cámara web y enviarla a un especialista para que éste emita un diagnóstico de la piel lesionada. En las cárceles de Estados Unidos, por ejemplo, ya es usual la telepsiquiatría, pues los especialistas atienden a sus pacientes a través de cámaras web o video conferencia”, señala Manuel Castillo, catedrático de fisiología de la Universidad de Granada e investigador de las aplicaciones de la telemedicina en los pacientes con diabetes.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones