Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Investigación médica

Terapias con mascotas

Enfermos de Alzheimer y niños autistas, entre otros, se benefician de estas terapias

Las mascotas contribuyen a que la vida sea más placentera y saludable, incluso en ocasiones la prolongan, al menos así lo aseguran diversos estudios científicos. Una mascota dentro del hogar ayuda a que sus propietarios olviden sus problemas por unos instantes y puede evitar que caigan en la depresión, pues al sentirse útiles y queridos de manera incondicional su nivel de estrés se reduce. Es tan patente el bien que ejercen determinados animales sobre el ser humano que últimamente está en boga la llamada “Terapia de Mascota”. Colectivos tan variados como enfermos de Alzheimer, niños autistas o pacientes con Sida se benefician de las ventajas de estas terapias.

Fuente de salud

La raza humana necesita el contacto con animales y ésta es la razón principal de la convivencia con mascotas. Pero el bienestar que aportan estos animales va más allá, pues incluso palian las deficiencias psíquicas o físicas de quienes les rodean. Tanto es así que actualmente algunos doctores, en lugar de recetar medicamentos, recomiendan tener una mascota como parte del tratamiento para diversos malestares.

Un estudio de la Asociación Americana de Hospitales para Animales (AAHA) muestra que el 92% de las personas encuestadas han obtenido mejoras de salud derivadas de la relación con sus animales de compañía. El 76% considera que su estrés ha disminuido, el 65% asegura que su salud mental es mejor y el 31% ha mejorado su condición física debido al ejercicio realizado con su mascota.

La veterinaria Itxaso Ruiz, que trabaja en contacto directo con animales en la clínica Zaindu de Leioa (Vizcaya), afirma que sin lugar a dudas las mascotas ayudan a relacionarse y a subir la autoestima. Aunque, según esta profesional del mundo animal, algunas mascotas sirven mejor para ese fin: “Las que más interrelación presentan con sus dueños son los perros y los gatos. Los perros son muy adecuados para personas con problemas de socialización, ancianos o para quienes viven solos. Los gatos son más apropiados para personas con movilidad reducida, pues no tienen que sacarles a pasear”.

La doctora Ruiz clasifica los perros en tres grupos. “Los hay de compañía, de defensa y trabajadores. Dentro de estos últimos se encuentran, por ejemplo, los perros que utilizan los invidentes y las personas que padecen epilepsia -los canes detectan cuándo su dueño va a sufrir un ataque y le avisan para que se prepare”.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones