Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Investigadores británicos hallan un posible vínculo entre el cáncer de colon y la hormona del crecimiento

Recomiendan un mayor control en aquellas personas que han recibido la medicación

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: sábado 3 agosto de 2002
En las conclusiones de un trabajo publicado en la revista "The Lancet", investigadores británicos sugieren un posible vínculo entre el riesgo de padecer cáncer colorrectal y la terapia con hormona de crecimiento. Anthony Swerdlow y Michael Preece, coordinadores de este estudio, que trabajan en los Institutos de Investigación del Cáncer y de Salud Infantil de Gran Bretaña, respectivamente, analizaron la incidencia de este carcinoma y sus índices de mortalidad en un total de 1.848 personas que, durante la infancia y la adolescencia, recibieron tratamiento con hormona del crecimiento humana entre los años 1959 y 1985.

Los investigadores compararon estos datos con los de la población general, y llegaron a la conclusión que aquellos que recibieron tratamiento con la hormona del crecimiento tenían tres veces más riesgo de sufrir cáncer y once veces más de cáncer colorrectal.

A pesar de estos datos, los directores de este estudio se han apresurado ha matizar que "no son datos concluyentes sobre si la incidencia de cáncer aumenta por el tratamiento con esta hormona", pero sí recomiendan un mayor control en aquellos pacientes que han recibido la medicación, "ante un potencial riesgo añadido".

En este mismo sentido se manifiesta el profesor Edward Giovannucci, de la Escuela de Salud Pública de la Universidad estadounidense de Harvard. En un comentario editorial publicado en esa revista, este experto subraya los "claros beneficios que, hasta ahora, está mostrando el tratamiento con la hormona de crecimiento humana", y "aunque esta investigación no concluye que el riesgo esté aumentando, sería necesario analizar el binomio riesgo-beneficio del tratamiento".

Hasta principios de los ochenta, la hormona del crecimiento se obtenía de la hipófisis de personas muertas. Al margen de su escasez, resultaba difícil garantizar su pureza absoluta. La biotecnología hizo posible producir la hormona del crecimiento por ácido desoxirribonucleico (DNA) recombinante y, de esa forma, excluir su contaminación por bacterias o virus que, como se ha demostrado científicamente, provocó en muchos casos la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, un raro trastorno degenerativo del cerebro que afecta a una de cada millón de personas en todo el mundo.

La hormona del crecimiento interviene en el metabolismo de las proteínas grasas y azúcares y también influye en el óseo, composición del cuerpo y mente, incrementando su estímulo y aumentando el estado de ánimo. La administración de este medicamento en niños y adolescentes tiene un principal efecto en la altura. Si un niño sufre una carencia se produce una atrofia considerable del crecimiento, que antes se denominaba enanismo, con una altura definitiva por debajo de 160 centímetros en varones y 150 en niñas. Desde hace años se tienen evidencias científicas de que la administración de esta hormona tiene efectos positivos en adultos que han completado su fase de crecimiento.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones