La radioterapia tras la cirugía aumenta las posibilidades de supervivencia en el cáncer de mama

Los cirujanos solían optar, hasta el momento, por la quimioterapia y un tratamiento hormonal
Por mediatrader 18 de diciembre de 2005

Un amplio estudio ha confirmado los beneficios de la radioterapia en el cáncer de mama. La revisión de datos de más de 40.000 mujeres demuestra que este tratamiento, tras la extirpación del tumor, aumenta la supervivencia a largo plazo de las pacientes. Los cirujanos que retiran un tumor maligno de la mama, pero dejan el seno intacto, suelen utilizar la quimioterapia y una terapia hormonal tras la operación, para intentar acabar con cualquier célula cancerosa.

La radioterapia es la otra opción para tratamiento postquirúrgico, pero pocas veces se utiliza, por sus efectos secundarios y por las dudas sobre su eficacia a largo plazo. El estudio realizado por el Grupo Europeo de Colaboración de Cáncer de Mama despeja esta incertidumbre. El trabajo se ha publicado en el último número de «The Lancet» y coincide con las recomendaciones de las guías de tratamiento europeas y estadounidenses.

Los investigadores compararon los resultados entre las pacientes que se sometieron a una operación para sólo extraer el tumor y las que fueron radiadas. Cinco años después de la operación, sólo el 7% de quienes recibieron radioterapia tuvieron una recaída, frente al 26% del otro grupo. A los 15 años, la mortalidad entre las mujeres que recibieron radioterapia fue del 30%, mientras que en las otras fue del 35,9%, una diferencia considerada significativa por los autores.